sábado, 30 de octubre de 2010

CLAVES PARA UNA GESTIÓN EFICIENTE (I)

Enmarcado en el deseo de contribuir con el mejoramiento de la capacidad de respuesta de la gestión pública venezolana, quiero entregar en tres partes, algunas contribuciones que considero vitales para una administración racional, eficiente, eficaz y efectiva de la cosa pública. Esta preocupación por compartir algunas claves que considero fundamentales para potenciar lo que el Presidente de la República de forma propositiva ha llamado las 3R2 y que los opositores al gobierno han denominado ineficiencia del gobierno para satisfacer las demandas sociales, forma parte de la hipótesis que el problema trasciende lo ideológico. En otros términos, no es un problema de la cuarta o la quinta república, sino que sus causas hay que buscarlas en la matriz sociopolítica venezolana.

Si lo anteriormente afirmado no fuese cierto, Chávez nunca habría significado un peligro para el sistema de partidos, y su figura de outsider no hubiese calado en las preferencias electorales del venezolano. Pero esos viejos y estos nuevos actores del gobierno han mantenido niveles muy modestos de capacidad de gestión, atenuada por la esperanza de lograr un cambio, y por los aciertos “parainstitucionales” que se han logrado en el actual período de gobierno que se extiende ya a 11 años.

Por otra parte, este interés también surge, por lo estimulante que ha resultado volver a los salones de mi antigua y actual escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la UCV, ahora en el rol de docente, donde en una suerte de construcción colectiva del conocimiento, hemos disertado largamente sobre los problemas que aquejan a la gestión pública, y las estrategias para superarlos.

Inicialmente, podemos empezar nuestra primera entrega, considerando un factor que a mi parecer ha sido determinante en la obtención de logros estratégicos (de largo alcance) para un conjunto de instituciones claves en nuestro país: la falta de continuidad de la gestión. En otras palabras más cercanas, la alta rotación del personal en áreas estratégicas de la administración pública.

Un caso que se ha tomado desgraciadamente como una bandera de la ineficiencia del gobierno actual, ha sido el Metro de Caracas, cuyas dimensiones son mayores de las que se han argumentado hasta ahora. Cuantitativamente, podemos indicar que desde su creación en 1983 hasta 1999 el Metro sólo había conocido dos presidentes, mientras que en los 10 años sucesivos del gobierno del presidente Chávez, han ocupado el cargo 12 presidentes, algo así como uno por año.

Cualitativamente, pudiésemos indicar que la preparación para asumir el rol de presidente de la institución no ha sido justamente el criterio que ha prelado para ocuparlo. Pero si elevamos la vista hacia los ministerios, justamente el Ministerio de Obras Públicas/ Infraestructura/ Obras Públicas y Vivienda/ Transporte y Comunicaciones, ha tenido una suerte similar, pues en los años que va de gobierno hemos tenido 10 cambios ministeriales en el sector infraestructura (sin tomar en consideración las separaciones del sector Vivienda, con lo que se llegaría a 15).

¿Se puede mantener una línea de gestión con los cambios constantes de sus líderes? Ingenuamente, se pudiera argumentar que sí, pues forma parte de un mismo gobierno y se rige bajo las mismas líneas generales de gestión estratégica, pero quienes hemos tenido la oportunidad de vivir estas transiciones, tenemos suficientes pruebas para desechar por completo tal afirmación, pues cambiar a un presidente de una institución o ministro implica cambiar gran parte del tren ejecutivo, incluso en algunos casos el 100% de los mismos, así como los lineamientos estratégicos de la gestión. Por otra parte, es una práctica recurrente que cada equipo trae también a su tren de trabajo, en una suerte de efecto cascada hacia el resto de las áreas aguas abajo, por lo que los únicos que no corren con esa suerte son aquellos funcionarios de “carrera”, los cuales forman en su gran mayoría parte de los sectores operativos, no teniendo mucha capacidad de tomar decisiones.

Por otro lado, está la percepción de la duración en los cargos, en donde se asume como premisa de trabajo que “se ejecutarán aquellas acciones que den en tiempos cortos resultados efectistas”, pues “no sabemos cuánto tiempo vamos a durar en el cargo, por lo que debemos demostrar rápidamente resultados tangibles”. Obviamente, tal afirmación conlleva al abandono de los planes a largo plazo, de los proyectos que no dan resultados en lo inmediato, pero que al transcurrir el tiempo son indispensables.

También podemos aducir el tema de “lo que se ha venido haciendo” o “la gestiones pasadas”. Sobre el respecto, sólo para tomar un caso, podemos considerar al proyecto bus Caracas, iniciado por la Alcaldía del municipio Libertador, luego desarrollado por el MOPVI y actualmente por el MTC. El resultado: una estructura bizarra que quiso emular al transmilenium de Colombia o al similar en Ecuador que terminó siendo un obstáculo vial en lo que comprende la avenida Nueva Granada de Caracas.

Esta situación, si analizamos la cuarta, también imposibilitó concebir un proyecto a largo plazo, pues cada cinco años se tomaban orientaciones distintas, en una suerte de quinquenios de gestión. Sólo se pudiera encontrar cierta continuidad en la construcción de un proyecto colectivo, cuando CAP II y Caldera II desarrollaron reformas públicas entreguistas, bajo la egida del FMI y el BM, conocido como el Paquete Económico Neoliberal, el cual no se instaló con éxito y ocupa aún al actual gobierno el desmontaje de lo perversamente logrado. Pero la modificación del periodo presidencial y la posibilidad de reelecciones continuas no ha sido garantía para superar este problema. Si bien se avanzó en la posibilidad de dar continuidad a un modelo de desarrollo a largo plazo, los cambios sucesivos han imposibilitado aprovechar la oportunidad de darle continuidad a políticas de mayor aliento.

Obviamente, usted que es un lector perspicaz se preguntará sobre lo que implica esta corta permanencia de los líderes de las organizaciones públicas en la profundización de los niveles de corrupción, y sobre ello trataremos en una próxima entrega.

sábado, 16 de octubre de 2010

ELECCIONES EN CARRIZAL

El Consejo Nacional Electoral ha anunciado que este 5 de Diciembre de 2010, se realizarán las elecciones en 2 gobernaciones y 11 alcaldías, dentro de las cuales se encuentra Carrizal. Esta asincronía en las elecciones de este municipio mirandino se da, luego de haberse impugnado las elecciones de 2000 (megaelecciones), en la cual luego de ser electo Orlando Urdaneta, fue proclamado en el 2002 a José Luis Rodríguez como alcalde, y a partir de esa fecha corrió el período constitucional para su gobierno. Sin embargo, no es la primera vez que J.L. Rodríguez es electo alcalde, pues es de los alcaldes en Venezuela el que ha ejercido por mayor cantidad de tiempo este cargo (1989-1992, 1992-1995, 2002-2005, 2005-2010).
Es curioso, pero cuando la oposición reclamaba la “reelección indefinida” de los cargos públicos electos por el voto popular, no se acordó de José Luís, quien por cierto lleva más tiempo que Chávez en el poder, catorce (14) años, curioso dato. ¿Será que a nivel municipal no aplica lo del ventajismo oficialista, el uso de recursos públicos para costear la campaña, la necesidad de la alternancia y de renovar los que ocupan el poder pues el tiempo los envilece? Yo creo que lo del cargo de alcalde sobrepasa el concepto del mismo, y creo que el de monarca le ajusta más.
Monarca de Carrizal, donde el nepotismo no es cosa ajena, pues algunos familiares se han beneficiado –y se siguen beneficiando- de las mieles del poder, y de los recursos que desde él se maneja. Es curiosa, o más bien cínica la alharaca que se armó cuando supuestamente Chávez iba a nombrar a su hija como ministra… ¿Y José Luis no nombró a su hija como Directora de Desarrollo Social, que si lo trasladamos a nivel nacional no corresponde a un cargo de ministra? ¿Que dijo o dice la oposición de eso? Silencio cómplice.
Por cierto, muchos chistes se han hecho sobre la posibilidad de entregarle en un futuro la Presidencia Chávez a Rosinés, pero ¿Ha sido chiste los rumores de ser la primera dama o la hija de José Luis sus sucesoras como gobernantes de Carrizal? Como dice la canción, hay cosquillas que no dan risa…
Por otra parte, luego de 14 años, algunos datos interesantes surgen de su gestión. Sólo para tomar una muestra, analicemos algunos proyectos financiados con recursos del Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDES), los cuales me han causado algo de suspicacia. ¿Cómo va el Sistema de Catastro Automatizado del Municipio Carrizal, donde se transfirieron 62 mil bolívares (62 millones de los viejos)? ¿Cuántos niños y niñas han sido educados en el cine móvil para lo cual el FIDES transfirió 162 mil bolívares (162 millones de los viejos)? ¿Cuáles equipos se compraron para la dotación de la sala técnica del Consejo Local de Planificación Publica del Municipio Carrizal del Estado Miranda, por los cuales se transfirieron 130 mil bolívares, tomando en consideración que fue en el 2004? ¿Con esos 130 mil que no se hubiese adquirido en ese año? ¿Cuántos jóvenes se han beneficiado de los equipos que se adquirieron para el Centro de Servicio Tecnológico de la Juventud del Municipio Carrizal, para lo cual se transfirieron casi 100 mil bolívares (100 millones de los viejos)? Preguntas que Usted debe hacerse, y exigir que expliquen qué se ha hecho con esos recursos, y quiénes son los responsables.
Sin embargo, a pesar de 14 años gobernando Carrizal, el único candidato chavista que ha ganado una elección en este municipio ha sido Hugo Chávez, y no una sino tres veces. En el 2005, ganó José Luis por 76 votos frente a Luis Aponte, tomando en consideración que el MPJ fue separado del resto de los partidos opositores, y fueron incontables los errores en la campaña electoral del MVR en ese tiempo, a parte de la conocida mezquindad que caracteriza a los líderes municipales del PSUV y lo malo que era el candidato, pues ciertamente para competir con un alcalde que tiene 14 años en ejercicio, y más de 30 años haciendo política en Carrizal, no se puede escoger cualquier candidato. Y se hizo, y con todo y eso se llegó bastante cerca. Veremos si la “Unidad” caracterizará a la oposición en las elecciones, que ciertamente en Carrizal es el oficialismo, pues creo que para estas elecciones, será la única garantía de permanecer gobernando.
Lo cierto es que para cualquier candidato con sólo dos meses previos a la elección para articularse en torno a una campaña, es cuesta arriba –y eso que el CNE es chavista y diseña elecciones a la medida de los interés del PSUV, tamaña falacia- , pues al menos por el PSUV no se ha escogido quien se medirá en la contienda, aunque se conoce entre quienes está la decisión. Estaremos a la expectativa.


EN RÁFAGA

¿Para cuándo?
El CNE anunció las elecciones a Alcalde, y aún no se decide con respecto a las elecciones de concejales y miembros de juntas parroquiales, a los cuales se les venció también el período constitucional…

El minero 34
Si algo se rescató de la mina de San José en el desierto de Atacama fue la popularidad del gobierno de Piñera, en Chile le dicen el minero 34. Valoro el rescate de esos 33 mineros víctima de la falta de seguridad industrial en la que laboran los mineros no solo en Chile sino en América Latina entera, pero considero una exageración el reality show que se montó, donde hasta casos de infidelidad hubo reflejado en los medios de comunicación, así como las excesivas apariciones y discursos de Piñera. Todo suma y ayuda en política…

Exceso de Sordera
Fue bochornoso ver a la rectora Arocha negarse a entrar al Ministerio de Educación Superior y ni siquiera tener el famoso “documento” que querían entregar al Ministro Ramírez, para luego declarar ante los medios de comunicación que no le habían permitido entrar al MES ni entregar el documento. La razón: Las autoridades universitarias consideraban que el ministro debía recibir el documento y entablar la conversación con las autoridades en medio de la multitud. ¿Cuál era el real objetivo entonces, entregar el documento y conversar sobre las posibles soluciones, o había otros objetivos ocultos? Que doloroso ver como las autoridades en medio de un diálogo sordo con el MEU, y el MEU en un esquema de negociación suma cero, atentan en contra de las Universidades públicas.

viernes, 1 de octubre de 2010

¿PORQUÉ NO CORRESPONDEN N° DE VOTOS CON DIPUTADOS ELECTOS DE OPOSICIÓN?

Esta pregunta quizás ha sido la más planteada y la que ha contado con la mayor cantidad de respuestas, muchas de ellas poco claras. Ello es el tema a abordar en estas líneas, tratar de explicar esta diferencia. Algunos analistas cercanos a la oposición así como muchos de sus voceros, han usado esta supuesta disparidad entre votos para intentar mostrar al gobierno como tramposo y artífice de una ley electoral que solo los favorece a ellos. Por otra parte han aducido que numéricamente es injusto que la cantidad de votos obtenidos por la oposición “a nivel nacional” no corresponda con el número de diputados electos por la oposición. Y finalmente, han intentado de dejar en claro que la ley debe ser cambiada.
Debo iniciar mis reflexiones afirmando que considero el sistema electoral como un elemento fundamental para garantizar la pluralidad y participación en las democracias modernas. Cuando asistimos a votar, tuvimos la oportunidad de elegir a diversos cargos con formulas electorales distintas. La primera de ella, y donde se concentra las mayores disparidades, fue la elección uninominal de candidatos por circunscripciones. En ellas, se proclamó vencedor aquel diputado que obtuvo la mayoría de los votos. Por otra parte, ya a nivel de los estados, elegimos un numero de diputados por “lista”, los cuales no todos, a pesar de haber votado por todos en lo que en ella estaban, fueron proclamados como diputados. Por el contrario los votos lista “se repartieron” entre las distintas opciones políticas que se presentaron a la elección del pasado 26 de septiembre.
Esa repartición se hace aplicando un coeficiente electoral conocido como D´Hont, ampliamente usado desde hace más de 30 años en Venezuela, y que le hace honor a su creador. En este método, se reparten los cargos entre quienes sacaron más y menos votos, garantizando la representación de los partidos y movimientos con fines políticos minoritarios. En esta oportunidad, debido a la alta concentración de partidos en lo que se conoció como Mesa de la Unidad, no se puede hablar de minorías, pues todos los partidos que frente al PSUV son minorías se unieron para ir a las elecciones. Solo pocos de ellos participaron separados. Por otra parte, elegimos de manera “nacional” a un conjunto de diputados al Parlamento Latinoamericano, dentro de lo que se cuenta la representación indígena. Nacional, pues todos los ciudadanos, incluso aquellos que ejercieron su voto en otros países, elegimos a los 12 Diputados.
Ahora analicemos los resultados obtenidos en estas elecciones. A nivel de las circunscripciones, sólo podemos analizar los resultados dentro de las 87 que se constituyeron en estas elecciones, donde el PSUV obtuvo el triunfo en 56 de las 87, obteniendo 71 diputados, de los 110 que se iban a elegir por circunscripciones, mientras que la MUD obtuvo 38 y el PPT 1. Ahora, a nivel de la lista, que recordemos es por estado, la MUD obtuvo 26, el PSUV-PCV 25 y el PPT 1. Por parte de los diputados que representan a las comunidades indígenas, dos quedaron electos por el apoyo del PSUV y 1 por el apoyo de la MUD. Los totales fueron los siguientes: 98 diputados del PSUV, 65 de la MUD y dos del PPT.
Efectivamente, como argumenta la oposición, si la ley electoral anterior estuviese vigente, otros resultados fuesen los obtenidos. Ya algunos analistas como Eugenio Martínez del diario El Universal lo ha demostrado así (Diario El Universal, 28/09/10). Pero bajo esa ley se disputaron estas elecciones y si bien a nivel nacional el PSUV resultó favorecido, a nivel regional, específicamente en los Estados Zulia y Anzoátegui, le favoreció a la oposición, pues en el primero de los casos el PSUV obtuvo 45% de los votos y 3 disputados, mientras que la MUD obtuvo el 55% y obtuvo 12 diputados. En el segundo caso fue similar, pero la relación fue de 1 diputado para el PSUV y 7 para la MUD. La diferencia fue notoriamente superior. Si bien la ley debe ser evaluada, los que decidieron participar en las elecciones bajo las mismas reglas de juego, deben aceptar también los resultados, sin luego cuestionar las reglas. Obvio, si las reglas fuesen las de antes, en el fútbol no se definieran finales con penaltis ni hubiera la posición adelantada, pero son las reglas y se cumplen por quienes deciden participar en el juego, y fundamentalmente en el electoral.
Por ello, no es necesariamente vinculante el número de votos con el de el número de diputados, si el análisis es nacional. ¿Por qué? pues las circunscripciones no tienen la misma población, y justo en aquellas donde tienen más electores, es donde el PSUV obtuvo minoría electoral. Estas poblaciones se ubican en la región norte costera, donde por el patrón de poblamiento que ha caracterizado los asentamientos humanos en Venezuela, hay una alta concentración de habitantes, por ende de población electoral. Mientras que en en el resto de los Estados, el apoyo es mayoritario, y poseen menos población electoral. A pesar de ello, la distribución de las circunscripciones y el número de diputados a elegir por lista, permitió que con menos cantidad de votos, un número importante de diputados fuesen electos, pues el triunfo en una circunscripción se obtiene por mayoría de votos.
Sin embargo, ello no implica que el sistema electoral este absolutamente pervertido. Creo que a pesar de existir Estados con menos cantidad de población, no por ello deben tener menos posibilidades de tener mayor cantidad de representantes en la Asamblea Nacional, pues ahí es donde es necesario que haya una mayor atención de las instituciones públicas (por cierto que los resultados obtenidos en estos estados, demuestra que ha sido así) así como una mayor participación y voz en una instancia tan importante para las democracias como lo son los parlamentos. Por ello, es fundamental que no solo la variable poblacional sea la tomada en consideración para diseñar sistemas y procesos electorales.
Veamos el resultado a nivel del Parlatino, y constatemos que la proporcionalidad es absolutamente distinta. El PSUV obtuvo 5.268.939 votos (46,71%), la MUD 5.077.043 votos (45,01%), el PPT 317.888 votos (2,81%), y los otros partidos minoritarios –no por ello de oposición o favorables al PSUV, habría para determinarlo con la opinión de cada uno de ellos- un total de 613.893 votos (5,36%). Los diputados electos fueron distribuidos de la siguiente manera: 5 MUD, 6 PSUV y 1 CONIVE, que considerando que el CONIVE es una agrupación simpatizante con el PSUV y aparte de ello le dieron su respaldo electoral, se suma el diputado indígena a los obtenidos por el PSUV, o sea 7. Estos resultados, fueron absolutamente proporcionales con la cantidad de votos, pero eliminó la posibilidad de votar por nombre y apellido por los candidatos, pues lo que elegimos fue una lista, y los electos no fueron todos los de lista que contó con la mayoría de los votos, sino que se distribuyó usando el mismo método D´Hont, mencionado anteriormente.
Ahora bien, luego de ver estos resultados, podemos comentar lo siguiente:
1. ¿Si la ley anterior le daba mayor seguridad a la oposición, porqué se retiró del proceso electoral de 2005, donde con esta ley se elegirían los diputados a la Asamblea Nacional?
2. ¿Por qué la oposición suma los votos obtenidos por los partidos minoritarios a sus votos para mostrarse al país como si obtuviese una mayoría, cuando realmente no la tiene?
3. ¿Por qué cuestionan la Ley actual y celebran como una “victoria contundente” los resultados obtenidos en Zulia y Anzoátegui, cuando esa mayoría no es tal, sino que se vieron beneficiados con la misma Ley que ahora critican, pues no les favoreció en el resto de los Estados?
Estas preguntas, espero que los ayude a encontrar respuestas felices. Y estimar que esta realidad puede significar que las elecciones presidenciales van a ser ahora ganadas por la oposición es realmente una falsa percepción propia de análisis ingenuos. Recordemos que hay un grupo importante de electores flotantes, que pudiesen encontrarse en ese sector de no alineados, los cuales dependiendo del tipo de votación, el desempeño de las instituciones, lo que se “juega” en las elecciones, y el impacto de las campañas electorales, vota a favor o en contra del PSUV o de los partidos de oposición. Y eso quedo demostrado en el 2007 y el 2009, pues mientras que en el 2007 la reforma constitucional fue desaprobada con una diferencia de 1,41 puntos porcentuales, en las elecciones de la enmienda constitucional de 2009 se aprobó con 10 puntos a favor. Quedan varias elecciones importantes a definir antes del 2012, y resultados por conocer. Todo puede cambiar a favor o en contra de uno sector u otro, y ello va a depender de múltiples variables. Estemos atentos a los hechos.