miércoles, 30 de marzo de 2011

EL CANDIDATO AVESTRUZ

El juego en la oposición sigue trancado. Se mantiene la tensión sobre si las elecciones se realizan este año de forma separada, lo que garantizaría los posibles premios de consolación a los alcaldes y gobernadores que no están dispuestos a perder el chivo y el mecate, y los que consideran que deben realizarse a principios de 2012, de forma conjunta, y sin poder postularse a varios cargos. Las confrontaciones públicas están a la orden del día, y mientras algunos líderes opositores como Antonio Ledezma y Oswaldo Álvarez Paz han decidido lanzarse al ruedo de las primarias, otros esconden la cabeza para mentir sobre el interés inocultable de ser candidatos a la Presidencia de la República. Pero sorpresivamente, han afirmado que no son estas diatribas internas de los opositores lo que no ha permitido acuerdos entre ellos, sino la no definición del calendario electoral por CNE…

Sumado a un conjunto de factores que he analizado en otro momento, los bloques opositores empiezan a perfilar sus estrategias. Aunque hay que esperar conocer la postura del bloque opositor de "Centro-Izquierda" y saber si van a presentar su propio candidato, hay hasta el momento tres opciones: la del bloque "social-demócrata" (Adecos) que se debate entre proponer a Ledezma o Pablo Pérez, la "Concertación Humanista" (Copeyanos) cuyo candidato es Oswaldo Álvarez y la de los "socialcristianos" (PJ-VP) con un candidato avestruz, que aunque todos saben el nombre y conocen quien es, oculta la cabeza para no hacerse "tan visible". Su estrategia ha sido prolongar su "decisión", esperando que se tengan "reglas claras" en la Mesa de la Unidad, para entonces dar a conocer si es pre candidato o no a la Presidencia de la República.

A lo que se refiere el candidato avestruz, es que la regla que debe quedar clara es que si pierde en las primarias como candidato presidencial, pueda optar a ser candidato a la gobernación de Miranda, garantizando la posibilidad de reelección. Y no sólo es asegurar su premio de consolación, sino de aquellos alcaldes como es el caso de Carlos Ocariz que participaría en las primarias para ser gobernador sin arriesgar la posibilidad de ser reelecto como alcalde del municipio Sucre.

Es una actitud conservadoramente cobarde frente a la necesidad de tener asegurado un premio de consolación, actitud propia de la inmadurez en el fragor del juego político. Pareciera que el temor a enfrentarse a Chávez, hace que sus contendores quieran asumir el menor riesgo posible. Una actitud similar fue la de Manuel Rosales en el 2006, quien prefirió "separarse" del cargo mientras era candidato presidencial frente a Hugo Chávez, que luego de vencerlo con 63% de los votos a favor, días después retomó su cargo como gobernador del Zulia.

Pero, ¿Por qué si el candidato avestruz está tan sólido en las preferencias electorales de los opositores, asume una postura tan guabina y cómoda al no querer arriesgar su reelección en Miranda? ¿A qué obedecen sus temores? Una primera respuesta a estas preguntas, es que esa relativa preferencia en los sondeos de opinión, puede ser lapidada acercándole un fósforo al rabo de paja que ha acumulado durante su corta vida política, y permitiría que el grupo opositor encabezado por Henry Ramos Allup y sus facciones de Un Nuevo Tiempo y Alianza al Bravo Pueblo, controle aún más los predios de la Mesa de la Unidad.

Por otra parte, está el temor de salir del juego político derrotado, donde no tendría los mismos espacios de poder desde que fue diputado al extinto Congreso Nacional. Esperemos que el candidato avestruz, quien alguna vez envalentonado dijo que tenía las esféricas bien puesta, demuestre al menos que las tiene, y deje de esconder sus apetencias y enfrente sin cobardía los riesgos del juego político.

Frente a esta diatriba de no poder lograr un acuerdo sobre las reglas de juego que regirán las primarias, la oposición ya encontró su chivo expiatorio a quien endilgarle la culpa: el CNE. Ya son varios los voceros que han afirmado que "es necesario esperar a que el CNE defina el cronograma electoral, con la cantidad y el orden de las elecciones que se harán en 2012, para definir la fecha de las primarias". Llama poderosamente la atención la extrema confianza y dependencia que ahora la oposición tiene en el CNE, tanto así, que va a dejar en sus manos el soporte técnico de las elecciones en donde se escogerán sus diversos candidatos a medirse en los próximos comicios. Sin embargo, es importante recalcar que no es el CNE quien decide las elecciones primarias de la oposición, y que el principal obstáculo no es el calendario electoral, sino las actitudes mezquinas de algunos y temerosas de otros, que no permiten llegar a un acuerdo.

Freddy Marcano (AD), anunció que a más tardar dos meses la MUD dará a conocer el cronograma de las primarias. Esperemos entonces las decisiones que tomarán, y si son más de un candidato a la presidencia que presenten los sectores de oposición a las elecciones del 2012.

No hay comentarios: