martes, 26 de abril de 2011

EL JUEGO ELECTORAL (II DE II)

Siguiendo con el análisis iniciado la semana pasada, del cual agradezco sus correos electrónicos y mensajes vía twitter a través de mi cuenta @farith15 reflexionando sobre lo escrito, precisaremos en este artículo lo referido a otro aspecto central de las acciones estratégicas que la oposición adelanta de cara a las elecciones de 2012. Me refiero al fortalecimiento de la Unidad de los partidos y agrupaciones políticas de oposición bajo unas mismas reglas de juego y con al menos un solo candidato para las elecciones presidenciales.

¿UNIDAD DE QUÉ ENTRE QUIÉNES Y PARA QUÉ?

Uno de los esfuerzos más importantes que han realizado los partidos de oposición al gobierno de Chávez, ha sido el tratar de consolidarse como una coalición de partidos. Sus intentos por consolidarse han sido varios, todos ellos culminados luego de fracasos electorales. El primero fue en las elecciones de 1998, cuando un conjunto de partidos por primera vez en la historia democrática venezolana, se unieron en torno al candidato Henrique Salas Römer para tratar de frenar la posibilidad de ser electo, como en efecto lo fue con un 63% de los votos, Hugo Chávez. En aquella oportunidad, se dio un fenómeno interesante, la unión de Acción Democrática y Copei, partidos que desde 1958 habían disputado mayoritariamente los cargos públicos electos por el voto popular en nuestro país.

El segundo esfuerzo fue la consolidación de la Coordinadora Democrática, la cual agrupó un conjunto de partidos de oposición, Fedecamaras, CTV, y agrupaciones de trabajadores como Gente del Petróleo, con el fin de salir “a cualquier costo” del presidente Chávez, incluso por vías no democráticas, tal como se intentó con el golpe de Estado de 2002. Su disolución se generó por dos derrotas contundentes. La primera, en el referéndum revocatorio de 2004 cuando la opción del NO que favoreció al presidente Chávez obtuvo un 59,1% frente al SI (opción respaldada por la Coordinadora Democrática) obtuvo un 41%. La segunda, en las elecciones presidenciales de 2006, donde Chávez fue reelecto con un apoyo abrumador del 63% frente a un 37% obtenido por el candidato opositor Manuel Rosales.

Estas experiencias de colaciones de partidos, tienen referentes latinoamericanos, dentro de los que destacan contemporáneamente la Concertación de Partidos por la Democracia (Chile) y el Frente Amplio en Uruguay. En estas experiencias citadas hay unas características vitales para que las coaliciones obtuvieran éxitos políticos importantes, y se mantuvieran unidas en sus objetivos programáticos. Considero que hay dos que son fundamentales: el signo ideológico de los partidos que se agrupan y los objetivos políticos que persiguen.

En cuanto a lo primero destaca que la Concertación chilena agrupó a partidos de ideologías diversas. Su objetivo no sólo se concentró en salir de Pinochet, aunque fue el más importante, sino que mantenían una fuerte cohesión interna en torno a un programa económico y social común que desarrollaron desde 1990 hasta el 2010 durante los cuatro gobiernos que estuvieron al frente de Chile, con importantes logros, los cuales permitieron que Michelle Bachelet entregara la presidencia a Sebastián Piñera con un 85% de popularidad, a pesar de salir derrotados en las elecciones presidenciales.

En cuanto al Frente Amplio (FA), es un coalición que mantuvo una disciplina interna tal, que les permitió luego de 33 años de creada ganar las elecciones presidenciales en 2004, logrando su primer presidente Tabaré Vásquez, el cual por cierto entregó el poder en 2009 a José Mujica, candidato de la misma coalición de partidos. Desde sus inicios, fue creado por la unión de partidos de izquierda y centro-izquierda, para confrontar electoralmente a la derecha uruguaya, no sólo electoralmente, sino con un proyecto de país alternativo, donde la principal propuesta es la consolidación de un modelo de Estado de Bienestar a partir del desarrollo de un programa social y económico, que se ha impulsado desde los diversos espacios nacionales y municipales donde el FA ha resultado electo.

En el caso venezolano, la unidad de partidos en torno a la mesa de la unidad democrática, dista considerablemente de las experiencias de la Concertación y el FA. En primer lugar, no posee una Unidad interna. Tal es la división que está sub-agrupada en cuatro bloques de partidos, tema ya tratado en fechas posteriores, y que puede consultar en este blog. Por otra parte, no posee un programa de gobierno o visión de país alternativo, y su único objetivo, más allá de derrotar al presidente Chávez en el 2012, es repartirse los cargos a elegir.

Muy a pesar de las declaraciones reciente de su principal líder, Henry Ramos Allup, las diferencias ideológicas considero han obstaculizado la consolidación de un programa de gobierno, y se han concentrado en la elección de candidatos unitarios que entre en la contienda electoral del año que viene. Tanto es así que sus principales preocupaciones han sido presentar al país candidatos y no un programa de gobierno, a pesar de agrupar en su seno a sesudos economistas, politólogos, sociólogos, empresarios y trabajadores, que bien pudieran concentrarse en la presentación de una visión de país alternativo, para luego definir los mecanismos para la escogencia de candidatos. Y a pesar de los intentos por consolidar un programa de gobierno común, los dos presentados hasta el momento (Plan Consenso País y 100 Soluciones para la Gente) tienen diferencias profundas entre sí, lo que significa que no hay una visión de país, o al menos la que se tiene no se pretende hacer pública.

¿Por qué ocultarle a los venezolanos que se desea desmontar el modelo económico, político y social para darle paso a un proyecto neoliberal? ¿Cuál es el temor a declarar que desean privatizar servicios básicos, flexibilizar los derechos laborales eliminando el sueldo mínimo y beneficios como la jubilación o las prestaciones sociales, liberar precios, y hacer más eficiente al Estado eliminando las políticas sociales?

Otra de las diferencias de la experiencia venezolana con el FA y la Concertación, es que éstos no ocultaron que visión tenían de país y cuáles serían las políticas económicas y sociales que iban a desarrollar. Más bien, guarda profundas similitudes con los segundos gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera que no sólo ocultaron el proyecto de país que pretendieron desarrollar en Venezuela, sino que mintieron ofreciendo un programa de gobierno que luego de ser electos desecharon a cambio de reformas neoliberales.

Hasta el momento sólo hemos conocido que la Mesa de los Cuatro Bloques se opone a toda propuesta que venga del ejecutivo nacional Y se sabe, pues así lo estipularon, que luego de la conquista de la fecha por parte del bloque socialdemócrata para febrero de 2012, en los 10 meses que les queda antes de las elecciones primarias, se concentrarán en afinar las maquinas electorales de cada bloque, para desarrollar la campaña electoral interna. El programa quedará para otro momento, pues sencillamente es más importante asegurarse la repartición de cargos, que definir para qué se pretende gobernar el país.

miércoles, 20 de abril de 2011

EL JUEGO ELECTORAL (I DE II)

En enero de 2011, arrancó la campaña electoral de la oposición. No me refiero a las fases clásicas de una campaña electoral de presentación, confrontación y aclamación de un o unos candidatos. Me refiero a la conquista de un electorado que ha sido fluctuante para la oposición, el cual necesitan de cara a las presidenciales del 2012. Para ello, se han adelantado un conjunto de acciones estratégicas las cuales pretendo analizar en dos entregas, iniciando por el tema de la reconexion de la oposición a través de las actividades de calle.

LA RECONQUISTA DEL ESPACIO PERDIDO.
La movilización política de la oposición hace 10 años, no tiene punto de comparación en años posteriores. Las marchas y concentraciones convocadas por partidos políticos de oposición y las centrales empresariales y sindicales, eran concurridas de forma extraordinaria, movilizando grandes sectores principalmente de las clases A, B y C (que representaban para el momento un 25% de la población venezolana). Ello contrasta con la marcha convocada para celebrar el 23 de enero, donde los medios privados y públicos monstraron imágenes muy desalentadoras para los opositores que no lograron aglutinar un número suficiente de personas para marchar, y optaron por una concentracion improvisada.

Esa pérdida progresiva del apoyo electoral se debe en parte a malas decisiones de los lideres de la coordinadora democrática (los mismos que hoy lideran la Mesa de la Unidad Democrática), que produjeron un descontento en sectores opositores causando la desmovilización política, aunado a las posteriores derrotas electorales. La más importante de ellas, la reeleccion presidencial, donde Hugo Chávez obtuvo el 63% frente a un 37% del candidato Manuel Rosales, quien por cierto figura como el abanderado para las elecciones de 2012 por el partido Un Nuevo Tiempo.

Y a pesar del revés electoral que sufrió el PSUV, que se estrenaba como nuevo partido de gobierno en 2007, cuando en el referendum constitucional la oposicion le aventajó en la propuesta del NO con un 1,4% no pudieron mantener el apoyo electoral, pues dos años después en el referéndum para la enmienda constitucional obtuvo la aprobación de la propuesta del PSUV un 10% más (55%) que lo obtenido por el NO opositor (45%). Obviamente, es de considerar el impacto de las acertadas decisones de política pública implementadas desde el gobierno nacional, donde resaltan las misiones sociales, que le permitieron incluir a grupos extensos de habitantes, en el goce de sus derechos ciudadanos.

De cara a las elecciones de 2012, donde se van a renovar o reelegir los poderes ejecutivos de los tres niveles político territoriales del país, así como los poderes legislativos a nivel estadal y municipal, la estrategia ha sido la reconquista de ese espacio perdido: la calle. Han empezado a incitar la movilización en sectores muy importantes para el país y altamente confrontativos con el gobierno nacional. El sector educación y salud, acoge un importante número de empleados, siendo las nóminas más abultadas del sector público. Y ha sido justo donde han iniciado las acciones de agitación, a mi entender, con resultados muy modestos y torpezas imperdonables.

Primero, el agotamiento del recurso huelga de hambre. Sin caer en la descalificación burda, es sorprendente como a través de los medios de comunicación hemos visto huelgas de inanición prologandas que superan los 30 días. Pareciera que la creatividad ha llegado a un punto muerto. Ya el recurso se agotó y no da el resultado de victimizacion esperado.

Segundo, el poco apoyo del resto del sector educación y salud, que más allá de contar con algunas figuras lideres aliadas, no logró la expansión y el apoyo esperado. Tercero, la falta de apoyo de los lideres opositores, quienes han estado repartiéndose prebendas electorales y encarnando guerras intestinas, manteniéndose alejados del acontecer nacional. Tanto es así, que han descuidado espacios reconquistados, como lo es la Asamblea Nacional, donde escasean sus propuestas legislativas, justificado con la mampara de la habilitante o el reglamento interior y de debates.

Los únicos que capitalizaron exitosamente las exigencias alcanzadas en las huelgas de hambre, fueron los jóvenes de JAVU, quienes convirtieron su victoria pírrica en un logro importante. No podemos agruparlos a los estudiantes opositores, pues a pesar de los éxitos alcanzados, las torpezas cometidas rehuyendo al debate y descuidando las estéticas de la huelgas de hambre afectaron el impacto de lo obtenido.

Sin embargo, es exclusivamente el sector estudiantil el único que la oposición ha logrado movilizar con éxito, transformándolos en su vanguardia. En un pasado quedaron los sindicatos de trabajadores o sectores empresariales, que aglutinaron una importante masa de personas, y cuyas decisiones comprometen la actividad comercial del país.

Este factor es decisivo para comprender la pérdida sistemática de la capacidad de movilización y la presencia en la calle. Si bien durante los años 2001, 2002 y 2003 la incidencia de las centrales de trabajadores y empresarios del país era absoluta, llegando incluso a poner en jaque la continuidad del hilo constitucional y la permanencia de Hugo Chávez en la presidencia del país, actualmente sus representantes tienen una cobertura mediática marginal en sus posturas públicas frente a acciones gubernamentales. La acción política de los partidos y movimientos sociales cercanos al gobierno nacional, lograron con éxito el cometido de dividir y crear instancias alternas frente a las centrales de trabajadores y empresarios. Entonces cabe la pregunta ¿Más allá de los estudiantes, a quien pueden actualmente movilizar los opositores?

Hay una nueva modalidad de agrupamiento por parte de los factores políticos opuestos al gobierno. Se trata de la asociacion de personas frente a temas de gestión pública, al estilo de comité de usuarios o afectados de determinados servicios. Sin embargo, su alcance ha sido muy modesto, y no hay hitos o logros concretos alcanzados.

En una próxima entrega estaré abordando los otros dos temas restantes. Agradezco los correos que me han hecho llegar a través de la dirección enlapolitica@gmail.com y sus siempres interesantes comentarios a través de mi cuenta en twitter @farith15. Igualmente los invito a escuchar mi programa "por la calle del medio" que se transmite en la emisora La Cima 96.7 fm de lunes a viernes entre las 8 y las 9 de la mañana, para quienes quieran públicamente compartir sus ideas.


martes, 12 de abril de 2011

Primarias YA!…no.

Luego de largas disputas públicas, alto centimetraje en prensa, muchos caracteres en website, cientos de minutos en los medios audiovisuales, múltiples expresiones de la opinión pública, las primarias presidenciales se realizarán en febrero de 2012. Seguramente usted que es opositor y lee esta columna, forma parte del 90% que en noticias24 apoyo su realización a finales de 2011, o forma parte de los 7 de cada 10 venezolanos que según Luis Vicente león apoyaba que se hicieran este año. Sin embargo los dirigentes de la MUD, acordaron que se realizara el año que viene. Falta sólo la "sanción definitiva" de la Mesa de la Unidad, y su posterior divulgación. En este artículo quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre esta decisión, que si bien destraba las discusiones que se venía dando en el seno de los partidos de oposición, es una muestra más del control de bloque socialdemócrata (AD-UNT-ABP) sobre las decisiones estratégicas de la MUD, el carácter elitista de los líderes de los partidos políticos que agrupa y su talante antidemocrático.


 

EL BLOQUE DOMINANTE

En primer lugar, es importante precisar que la decisión de la MUD, reafirma la direccionalidad de la oposición por parte de los partidos que agrupan el bloque Socialdemócrata, a entender UNT-AD-ABP. Su vocero principal Henry Ramos Allup, defendió la propuesta de realizar las elecciones primarias en el primer semestre del 2012, la cual en definitiva se impuso. La capacidad de orientar los procesos internos de la oposición agrupada en la MUD, la podemos evidenciar con los resultados del proceso electoral parlamentario de 2010. En las elecciones del 26 de septiembre los votos obtenidos por este bloque representa el 40% del total de votos obtenidos por los opositores agrupados en la MUD, y su capacidad de negociación fue sustancialmente mayor a la de cualquier otro partido o bloque opositor. Acción Democrática obteniendo 890.787 votos consiguió la elección de 26 diputados (14 principales y 12 suplentes), mientras que Primero Justicia con 960.681 votos lograron sólo 20 diputados (6 principales y 14 suplentes). En otros términos, PJ con más votos logró menos escaños, lo que significa que el proceso de definición de candidatos fue mucho más provechoso para los adecos. Aun cuando se pretenda atenuar la capacidad de imponer decisiones, AD, UNT y ABP es la alianza dominante en la Mesa de la Unidad.


 

ACUERDO DE Y PARA ÉLITES

Por otra parte, es importante mencionar lo que trababa la definición del calendario electoral para las primarias opositoras. Como bien sabemos, hay gobernadores que tienen aspiraciones presidenciales y alcaldes con pretensiones de ser gobernador. Pues la postura de Primero Justicia fue el defender la posibilidad "al premio de consolación", el cual contempla que si el candidato a las primarias para escoger gobernadores o presidente pierde las primarias, guarda como segunda opción la posibilidad de aspirar a la reelección del cargo que ocupa. Este tema lo traté en un artículo anterior, donde mencionaba el ejemplo del Estado Bolivariano de Miranda. La solución salomónica a este asunto, fue que PJ aceptara las elecciones en febrero si mantenía la posibilidad del premio de consolación. Fue lo acordado, y cada grupo mantuvo sus intereses.

Pero, ¿Qué sucedió con los criterios técnicos expuesto por quienes apoyan que las elecciones sean en 2011? ¿Se cambiaron los criterios técnicos por no perder "el chivo y el mecate"? Cedieron en la fecha cuando el interés a mantener el premio de consolación fue concedido, eso era todo.


 

LOS LÍMITES DE LA OPINIÓN PÚBLICA

Lo que más llama la atención en toda la discusión sobre las primarias opositoras, es la constante remisión a la opinión pública para sondear el apoyo a la realización de las primarias en 2011 o 2012. Según Datanálisis y su director Luis Vicente León, 7 de cada 10 opositores venezolanos (73%) apoyan la realización de las primarias este año 2011, y si revisamos la consulta que hiciera el portal www.noticias24.com, casi el 90% tienen la misma opinión. Sin embargo la decisión de la MUD desconoce la opinión de una mayoría importante del país, muy similar a la actitud que otrora ha asumido para beneficiar los acuerdos y beneficios de quienes dirigen los principales partidos opositores. Me refiero a la designación de candidatos a dedo para satisfacer las querellas de grupos de poder. Para prueba de ello, recordemos lo que sucedió en los Altos Mirandinos cuando a sabiendas que había liderazgos locales como el de Yon Goicoechea que pretendían disputar la candidatura a la diputación por la circunscripción 1 del Estado Bolivariano de Miranda, impusieron al cumanés Alfonso Marquina, un outsider de la política local.

Entonces me pregunto, ¿La opinión pública no es vinculante, y no siempre tiene la razón? ¿Cuándo la tiene? ¿Acaso cuando no afecta los intereses de quienes ostentan la dirigencia opositora?, ¿Y qué se le dirá a los millones de venezolanos que consideran como válidos los argumentos que defienden su realización en 2011, que representa el 73% de los opositores venezolanos? Ya hay algunos analistas que andan haciendo llamados de atención sobre el uso de encuestas y lo peligroso que es guiarse por sus resultados. Esos intentos por atacar el "medio" y no el "mensaje", me recuerda al famoso chiste del hombre que encuentra a su mujer en el mueble de su sala siéndole infiel, y para remediar la situación termina botando el mueble.

Usted que lee este artículo sacará sus propias conclusiones en el momento en que Ramón Aveledo se dirija al país, para dar a conocer los acuerdos para la realización de las primarias, y analizará si tal decisión se ajusta a sus expectativas.


 

martes, 5 de abril de 2011

MUCHACHO SÍ ES GENTE

Las discusiones en torno a las políticas orientadas a la juventud, han tenido un interesante repunte luego del anuncio hecho por el presidente Chávez, sobre la creación del Ministerio de los Jóvenes y los Estudiantes. Distintas asambleas, encuentros, mesas de diálogo, conversatorios y en fin un conjunto de espacios para el discernimiento sobre lo que debería ser esta institución, y qué orientaciones en cuanto al diseño de políticas públicas, debe asumir el aún no creado ministerio. En esta oportunidad, quisiera compartir mis contribuciones al respecto.

Desde los partidos de oposición ha emergido el tema del primer empleo, una problemática que está latente en el sector juvenil. Actualmente el desempleo juvenil duplica la tasa de desempleo del país. Las condiciones laborales para un joven que inicia su vida laboral, son sustancialmente inferiores comparadas con el promedio de los empleados de las organizaciones. El ingreso al mercado laboral lamentablemente tiene como costos transaccionales, el trabajar en condiciones distintas a las establecidas por la ley, en tanto que hay mayores horas de trabajo, una recurrente negativa de los pagos de beneficios como las prestaciones sociales, vacaciones, despidos injustificados, salarios irregulares, entre otros. Por ello, sugiero que este ministerio asuma como propuesta organizativa la creación de una inspectoría especial del trabajo joven, organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Trabajo que reciba, curse, investigue y sancione los delitos laborales cometidos a los jóvenes.

En segundo lugar, tenemos el apoyo financiero a las iniciativas juveniles. Las bancas pública y privada, no tienen masificado un plan de apoyo a la iniciativa juvenil. Los créditos funcionan bajo parámetros de riesgos, en donde los jóvenes no son beneficiados, pues su condición socioeconómica en su gran mayoría, no entra dentro de las bandas de bajo o moderado riesgo. Ello obviamente limita la posibilidad que jóvenes organizados con fines económicos puedan acceder a líneas de crédito. Mi propuesta es que si puede bien existir un banco de la mujer, podría existir un Banco de la Juventud. Quizás redundaría en sumar una organización más al Estado, que bien pudiese subsanarse con una línea de crédito para financiar iniciativas juveniles, y un fondo de garantías que respalde las propuestas sustentables que vengan de jóvenes organizados.

Entrando en temas de carácter social, es importante tocar el más alarmante de ellos: El embarazo precoz. En nuestro país 2 de cada 10 nacimientos vivos registrados en Venezuela provienen de madres adolescentes con edades entre los 15 y 19 años, y una de cada 5 mujeres con edad inferior a 20 años ya ha sido madre. Más allá de las acciones públicas orientadas a reducir este fenómeno social, su impacto ha sido muy moderado. Y considero que parte de las razones que explican sus modestos resultados es la poca penetración en los sectores populares, donde su ocurrencia es mayor.

Esta problemática trae consigo un conjunto de consecuencias que se transforman en una especie de spillover, ramificándose hacia temas relacionados con educación, salud, empleo, y por su puesto cultura. Un Ministerio de los Jóvenes y Estudiantes, debe penetrar en los sectores populares, con políticas vigorosas en temas de embarazo precoz. Campañas que propaguen el uso de condones ya no son suficiente.

Esta problemática, también genera un especial tema de salud relacionado con el aborto. Soy de los que opinan que debe ser legalizado, no solo terapéuticamente, sino en casos donde la madre determine que desea interrumpir el embarazo. Un importante tema de discusión sería la precisión legal de esas causas permitidas para que se practique la interrupción médica del embarazo. Pero es un tema ineludible, que de no tratarse, serán más las mujeres que tomen medidas desesperadas que atenten en contra de su propia vida, y mucho más los médicos y practicantes ilegales que usen procedimientos quirúrgicos que en su mayoría atentan en contra de la salud de las jóvenes embarazadas. En Venezuela las cifras sobre el aborto no se conocen con precisión -los datos son muy difusos- dado que son muchos los abortos no registrados, y en un importante porcentaje se practican de forma ilegal. Propongo que se generen discusiones con diversos sectores de la sociedad, en donde el novel Ministerio asuma la conducción pública del tema del aborto, que concluya en una iniciativa legal para ser discutida ante la Asamblea Nacional.

Otro tema importante es la delincuencia juvenil. En los últimos 20 años los homicidios han aumentado aproximadamente en 300%, donde los victimarios son hombres de edades comprendidas entre los 15 y 24 años. Sin embargo no es un fenómeno exclusivo de Venezuela. Según el informe de Latinobarómetro 2010, en América Latina se concentra cerca del 27% de los homicidios dolosos a nivel global, a pesar de habitar sólo el 8.5% de la población mundial. Anualmente uno de cada tres latinoamericanos son víctimas, directamente o en su núcleo familiar, de algún acto delictivo. Durante el 2010 más de 1.2 millones de personas perdieron la vida como resultado de este tipo de violencia.

Por ello, es perentorio el concurso de un Ministerio tan estratégico como el de la juventud y los estudiantes en la generación de políticas que atiendan las causas que generan la delincuencia juvenil. Y obviamente dentro de ellas, está el tema del consumo ilícito de drogas, como una arista central. No hay distingo de estratos sociales, raza, orientación política, para sectorizar el consumo de drogas en los jóvenes. Es tan recurrente en los estratos altos como los bajos el consumo de ilícito de sustancias psicotrópicas. Y obviamente una política más vigorosa en esta materia, es necesaria para atender a los tantos jóvenes hundidos en el vicio de las drogas.

Lo anterior, es sólo parte de los temas que deben incluirse dentro de la agenda del futuro Ministerio. En cuanto a su organización, debe poseer una estructura flexible, dinámica, con una cobertura total del país, garantizando al mismo tiempo el desarrollo de una política juvenil y estudiantil coherente. Por ello, propongo que su estructura sea desconcentrada a nivel municipal. Una referencia importante fueron las casas de la juventud desarrollada desde el Instituto Nacional de la Juventud. Según uno de sus impulsores, Leomar Solórzano, su estructura permitió en su momento una expansión del INAJUV en todos los Estados del país, desarrollando con vigor una política juvenil que atendió temas tan importantes como la organización estudiantil, y un conjunto de políticas sociales con un alto impacto a nivel nacional. Este tipo de iniciativas que fueron exitosas, pudiesen ser retomadas para consolidar la base organizativa necesaria para un funcionamiento óptimo del Ministerio de la Juventud y los Estudiantes.

Finalmente, no podemos obviar el tema político. Es urgente el diseño de políticas dirigidas sin distingo a todo el sector juvenil y estudiantil del país. Debe conformarse como un espacio para el discernimiento político, que facilite el diálogo permanente, en un ambiente de tolerancia y respeto, donde se supere la pugna verbal irreflexiva que ha caracterizado en los últimos tiempos a nuestros dirigentes juveniles. Es urgente el desarrollo de nuevas prácticas políticas, y que se generen desde el sector estudiantil es una garantía para atenuar la polarización en nuestro país.

Vaya pues este conjunto de ideas para nutrir el debate sobre las políticas públicas dirigidas al sector juvenil, y a la creación de un Ministerio que tendrá como responsabilidad generar las condiciones necesarias para una juventud incluida en el goce y beneficio de los derechos ciudadanos. No es poca su importancia estratégica, y todo indica que su conducción corresponderá a un joven. Ello romperá con el esquema tradicional de situar al frente de carteras similares, a personas con edades fuera del rango juvenil, que representaba la poca confianza en la capacidad gerencial y política de los jóvenes. Además de las responsabilidades sugeridas en los párrafos anteriores y las que de seguro se irán sumando, queda entonces también demostrar que ¡muchacho sí es gente!