miércoles, 29 de junio de 2011

SIN CHAVEZ NO

Tras la ausencia del Presidente Chávez, ha quedado en evidencia una verdad que es insoslayable: Chávez garantiza la unidad política en el país. A pesar de las diferencias entre partidarios y detractores, desde el triunfo de 1999, se ha consolidado su figura, como el eje articulador de la política en Venezuela. Su ausencia física producto de su convalecencia, ha dejado sin referentes a las prácticas políticas en Venezuela. Acerquémonos a ambas realidades, precisando algunos elementos que sostienen lo anterior.

Mesa de la unidad contra Chávez.

SI alguna certeza tienen la oposición a Hugo Chávez en Venezuela desde 1999, es que ningún partido de oposición puede derrotar con sus votos a Hugo Chávez, pues su figura y su partido, no tienen contendor con oportunidad de triunfo. Por ello, Chávez es el dinamizador de la unidad de partidos opositores, cuyo único eje articulador ha sido el deseo de sacarlo de la presidencia fuera y dentro de los límites de las prácticas democráticas.

Afortunadamente desde la actual Mesa de la Unidad Democrática, se ha llegado a un acuerdo trascendental, luego del aprendizaje de 2002: la única vía posible para salir de Chávez es la democrática. Incluso, si ello demanda el abandono de la autonomía e identidad de los partidos políticos que se oponen a Chávez, en busca de una fórmula electoral única.

Fuera de este deseo de participar con fórmulas unitarias en las elecciones de 2012, no hay otros acuerdos que puedan garantizar que tal coalición sea sostenible, tal como la experiencia de Chile o Uruguay, con la Concertación o el Frente Amplio respectivamente. Y es que no existe dentro de los partidos opositores a Chávez en Venezuela, un programa de gobierno que exprese un proyecto político alternativo al socialismo bolivariano. Por ello, insisto, el único leitmotiv es salir de Chávez. Lejos está el deseo de construir un proyecto alternativo de país. Ello, a mi entender, sería una de las razones que dé cuenta, de la probable derrota electoral de 2012 de los partidos opositores.

Sin Chávez hay gobierno, pero no revolución.

Afortunadamente, luego de la reforma constitucional de 1999, en nuestra nueva Constitución se prevé la figura del Vicepresidente Ejecutivo, cargo que actualmente ostenta el sociólogo Elías Jaua Milano, quien tiene una dilatada trayectoria dentro del ejercicio de diversas responsabilidades dentro del gobierno del presidente Chávez.

A pesar de haber sido intempestiva la situación médica del Presidente de la República, las funciones de gobierno han sido ejecutadas bajo la coordinación del Vicepresidente, el cual ha tenido que sortear algunos temas álgidos. Dentro de ellos, podemos mencionar las nuevas amenazas del gobierno de los Estados Unidos de agudizar las sanciones a Venezuela, la crisis del Rodeo I y II, el fallecimiento del Contralor General de la República, la explosión de la subestación eléctrica del Tablazo, así como el tema de la ausencia del Presidente por la afección que lo mantiene desde el 10 de junio fuera del país.

Sin embargo, Elías Jaua ha garantizado la direccionalidad de las funciones de gobierno, pero, bajo las instrucciones que desde su convalecencia ha dictado el Presidente de la República, que incluso, ha participado a distancia en Consejos de Ministros. Tanto es así, que la fracción del PSUV en la Asamblea Nacional, hizo uso de la mayoría parlamentaria para frenar la posibilidad de investir temporalmente a Elías Jaua como Presidente de la República, en una clara muestra de lo intransferible de la autoridad de Chávez. La decisión fue que incluso, convaleciente, el líder de la revolución no cede su poder, ni siquiera temporalmente.

Esta oportunidad de la ausencia temporal por motivos médicos del Presidente, bajo la tesis del “chavismo sin Chávez”, bien pudo haber sido aprovechada para desplazar al presidente, con un movimiento interno que le propinara un “golpe constitucional”, o una salida menos legalista, al estilo de Juan V. Gómez. Sin embargo, hasta ahora ha quedado demostrado que dentro del PSUV no hay tales apetencias políticas, y que por el contrario, se ratifica a Hugo Chávez como un líder insustituible, al menos en un horizonte próximo.

Por ello, sostengo que tanto para defensores como para detractores, Chávez es el factor que dinamiza y articula la unidad interna de cada sector. Incluso, tal es el condicionante que imprime en las prácticas políticas del país, que para algunos opositores, no es creíble que su estado de salud sea tal, pues es inconcebible su ausencia prolongada.

Es el caso de Henrique Capriles Radonski, que ha planteado la tesis que “la ausencia del Presidente responde a una estrategia política”. Este tipo de planteamiento es posible en quienes practican una política donde irreductiblemente el fin justifica el uso de cualquier medio, incluso, el engaño en un tema tan trascendental como la es la salud de un gobernante nacional. Es justo este tipo de posturas irresponsables lo que ha generado la incertidumbre y la zozobra en el pueblo venezolano, que espera a su líder político, ya sea para seguir aclamándolo o seguir rechazándolo.

miércoles, 22 de junio de 2011

¿PORQUÉ POLITIZAR EL CASO DE LAS CLÍNICAS?

Recientemente, se generó un escándalo en torno a el incumplimiento del artículo 40 numeral 22º de la Ley de la Actividad Aseguradora del año 2010, donde se establece que: “Queda prohibido a las empresas de seguros y las de reaseguros lo siguiente: (…) Negarse a otorgar la cobertura inmediata en casos de emergencia prevista en el contrato de seguro de hospitalización, cirugía y maternidad, condicionada a la emisión de claves o autorizaciones de acceso.”

Esta una situación que ha afectado y afecta a muchos venezolanos, que deciden hacer uso de seguros privados de salud, para atender sus situaciones médicas. Lo lamentable es que nuevamente tuvo que morir un ser humano, en esta oportunidad en la Clínica Las Delicias ubicada en Maracay, estado Aragua, para que el asunto se hiciera visible. Eran 16 denuncias acumuladas sobre el mismo establecimiento de salud. Al respecto, han emergido un conjunto de actores que operan en un código distinto al de legalidad vs. ilegalidad que debe prevalecer en estos casos.

Uno de ellos, es obviamente el gremio médico que denuncia ser afectados por la “situación jurídica en la que se encuentran”. Incluso, han anunciado que llevarán el caso de las Delicias hasta los predios de la ONU o la OEA. Por otra parte, encontramos el caso curioso de la MUD, en este caso representado por el Diputado Tachirense Miguel Ángel Rodríguez, quienes defienden los intereses de las clínicas privadas, pues consideran que se está atropellando a este noble sector empresarial y profesional. Y están, obviamente las instituciones del Estado, que han reaccionado (a mi entender lo lamentable es que reacciona y no previene este tipo de situaciones), frente a lo sucedido.

Hay que dejar en claro, que la acción del Estado a través de Indepabis no es contra el gremio médico, es contra las clínicas privadas que en desconocimiento de lo establecido en el marco normativo que rige su funcionamiento, han provocado la muerte de personas y complicaciones médicas, en espera de la “clave de emergencia” de las aseguradoras. No es el primer y único caso. Y si hay responsables de los hechos deben ser sancionados, ajustados a lo previsto en el marco jurídico nacional.

Sólo unos días antes de lo ocurrido en Maracay, pero favorablemente no con las mismas consecuencias, Fabiola Ramírez C.I. 12.878.917 denunciaba el 08 de marzo de 2011 en el diario El Universal, una situación similar ocurrido en la Clínica Centro Médico Docente el Paso del municipio Guaicaipuro, del Estado Bolivariano de Miranda. Relató que su madre, docente del Ministerio de Educación se dirigió al centro de salud con un fuerte dolor de cabeza y no quisieron atenderle, pues su seguro “no estaba vigente” y le exigieron un depósito de Bs. 8.000,00. Y serán muchos los casos similares, pues incluso el que escribe, también ha sido víctima de este tipo de situaciones.

Sin embargo, se ha intentado politizar lo sucedido, para solapar la irregularidad e incumplimiento de las clínicas privadas, a favor de los intereses de sus dueños y accionistas, obstaculizando el desarrollo de una función propia del Estado que es controlar y garantizar que el servicio que se presta, este apegado a ley. Y es entonces cuando se explica el apoyo del Diputado Miguel Ángel Rodríguez, que mancomuna esfuerzos con el ex-candidato a Diputado Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, para acelerar una cruzada mediática en contra de los venezolanos afectados por la irresponsabilidad de los centros de salud privados del país.

¿Por qué el Diputado Rodríguez se alía con los intereses de los dueños de las clínicas y no con los afectados? ¿Acaso un Diputado electo por el voto popular no debería defender los intereses de las mayorías, y no los de empresarios que obran de forma irresponsable? ¿Cuál es el objetivo de politizar ésta situación?

Lamentablemente, este tipo de “líderes” que abundan en la oposición, tienen la clara intención de no ser defensores de los intereses de las mayorías, por el contrario, operan a favor de los intereses del capital, de los empresarios, en una clara definición de a qué sectores responde su accionar. Por otra parte, es clara la intención de politizar para desviar la atención de lo que sucede con las clínicas privadas, hacia matrices de opinión que sostengan que es en contra de los médicos que está actuando el Estado.

Finalmente, está la acción del Estado. Considero que nuevamente la muerte de seres humanos, es el activador para que se re-accione frente a sucesos irreversibles. Nuevamente es tardía la reacción del Estado, pues especialmente en el caso de las clínicas privadas, deben están bajo la supervisión constante de los organismos con competencia en la materia. Se ha reaccionado frente a situaciones escandalosas, no activando acciones preventivas que coadyuven en un permanente monitoreo y evaluación de los centros privados de salud. Esto se relaciona, obviamente con la eficiencia en el ejercicio de la función pública.

Pero a pesar de ello, no se puede obstaculizar la acción de fiscalización y regulación de los servicios que prestan las empresas privadas, y mucho más las dedicadas a la salud, cuando se actúa apegado a lo establecido por las leyes venezolanas. Y menos aún, por quien se dice representar los intereses de las mayorías.

Es una actitud irresponsable la del Diputado Miguel Ángel Rodríguez. Querer desviar la atención de lo que sucede en torno al caso de las clínicas privadas, defendiendo los intereses de dueños de clínicas que obran de forma irregular a expensas de desconocer los derechos de los y las venezolanas, y profundizar el ambiente de conflictividad social, que como se preveía ha caracterizado el año 2011, es censurable y reprochable. Parece recurrente en la oposición, que cuando se afectan sus intereses privados, actúan en desmedro del Estado de Derecho.

¿Qué diferencia tiene la actitud del Diputado Rodríguez con la asumida con Leopoldo López, que es sancionado por malversación, y reacciona autodenominándose “inhabilitado político” para desconocer el Estado de Derecho? ¿O acaso es diferente a la asumida por los medios de comunicación cuando abusan con actitud libertina de la libertad de expresión, pero acusan al gobierno de censurarles? ¿En qué se distingue del desconocimiento de las causas que se les imputa a quienes se autodefinen como exiliados políticos, sin que nadie los hubiese expulsado del país, y realmente son prófugos de la justicia venezolana? Sólo reconocen a las instituciones y al marco legal, cuando se encuadra en sus apetencias. Al parecer nada o poco a cambiando desde aquel 11 de abril.

miércoles, 15 de junio de 2011

LA PENOSA SITUACIÓN DE LAS CÁRCELES

Luego de conocer el triste desenlace de los hechos de violencia en la cárcel de El Rodeo, creo importante compartir algunas observaciones sobre el respecto. A pesar de relacionarse con el ámbito de las políticas de justicia y seguridad ciudadana, son lugares comunes en otras instituciones públicas. La solución adoptada por el gobierno nacional de crear un nuevo ministerio, es un reconocimiento a que la causa principal del problema es de carácter administrativo y organizacional: burocratismo e ineficiencia.

Transferir la dirección de la gestión del sector penitenciario al Presidente de la República, es reconocer que el problema es de orden organizacional. Y la solución es echárselo a cuestas a Chávez, que al parecer es de los pocos garantes de una gestión eficiente, incluso pese a su convalecencia, pues la reticencia de reconocer la falta temporal y la supleción por parte del Vicepresidente Ejecutivo, pudiese estar asociado a lo mismo. Pero hay otros elementos que permiten analizar desde una visión más amplia esta situación.

EL FRENO A LA ROTACION MINISTERIAL

Celebro que pese a las deficiencias en la gestión del sector penitenciario, y el tardío y sorpresivo reconocimiento que "hay que transformar radicalmente al sistema", no hayan removido al ministro. Eso es una buena señal de querer estabilizar el gabinete ministerial. Y es un hecho importante, pues luego de 12 años de gobierno son 189 cambios ministeriales que se han producido. Incluso la misma decisión en torno a Alí Rodríguez Araque, lo confirma. Por otra parte, es un reconocimiento a los aciertos obtenidos en otras dimensiones de su competencia, y a una evaluación más “en frío” de su gestión.

LA INEFICIENCIA EN MATERIA PENITENCIARIA

La situación penitenciaria a nivel nacional es realmente dantesca. Para nadie es un secreto que muchos centros penitenciarios son depósitos de seres humanos, que más rehabilitarse se subsumen en un mundo sombrío de miserias. La reforma del sistema judicial, penal y penitenciario, fue planteada desde finales de los años noventa con un proyecto concreto, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo. El costo total del programa era de 132 millones de dólares. El préstamo del BID se otorgó a un plazo de 20 años, con un período de gracia de cinco años y medio, a una tasa de interés variable, en la cual Venezuela debía aportar 57 millones de dólares.

¿Qué pasó con este proyecto que tenía como objetivo apoyar la modernización del sistema de administración de justicia en el país, con un componente importante asociado a la capacitación de los custodios, y la modernización de las cárceles? Venezuela fue penalizada por el BID por no cumplir con los plazos ni los objetivos del proyecto a cabalidad. Las soluciones se han planteado muchas veces, pero la voluntad de asumir la política de reforma del régimen penitenciario ha sido saboteada por la incompetencia, la corrupción, el cambio frecuente de ministro (que afortunadamente no ocurre desde el 2008), y la situación interna de las cárceles.

EL EXCESO DE PRESIDENCIALISMO

Los países latinoamericanos, han sido caracterizados por tener gobiernos presidencialistas, con pocos controles y contrapesos sobre los ejecutivos nacionales. Creo que actualmente, uno de los sistemas presidencialistas más fuertes es el de Venezuela. Sin embargo, a pesar del espejismo de creer que con más competencias atribuidas a una figura de gobierno como lo es el de Presidente de la República se está fortaleciendo, por el contrario se debilita. Ahora Chávez dictará las políticas al sector penitenciario, y no es extraña esta práctica, pues algo similar ocurre con otro sector neurálgico, como lo es el tema de vivienda, que lo ha convertido en un tema “personal”.

Conocemos la capacidad extraordinaria que tiene el presidente de liderar y motorizar procesos de transformación y cambios, como pocos en nuestra historia y en América Latina. Pero es un exceso de centralismo crear un ministerio para el servicio penitenciario, pues la solución no está en debilitar al Presidente con más competencias, sino asumir con decisión la transformación del régimen penitenciario.

EL MAL ENFOQUE DEL PROBLEMA

¿El problema realmente es la gestión de la política desde el MIJ? No lo creo. Considero más bien que responde al ámbito de las capacidades de implementar una política pública eficiente, más que el tema de sobre quién recae directamente la responsabilidad. Serán innecesario los recursos que se inviertan (tiempo, dinero, horas hombre, infraestructura, diseño organizacional) en la creación de un nuevo ministerio, pues insisto, el problema no fue abordado adecuadamente. No es la adscripción de las instancias que administran las políticas penitenciarias, sino la voluntad para afrontar la problemática en general y diseñar planes que se cumplan, que se monitoreen, y se hagan cumplir con funcionarios responsables y realmente comprometidos con la solución del problema. En esta lucha reconozco la presencia en diversos espacios, de Elio Gómez Grillo, defensor acérrimo e investigador infatigable sobre el tema penitenciario.


El verdadero cáncer que carcome al gobierno de Chávez, no ha sido el que se ha insinuado por los medios de comunicación privados, sino aquel que carcome las bases institucionales del gobierno, que son la ineficiencia, la improvisación, la corrupción y la impunidad. Cuanto lamento la muerte de 19 privados de libertad en la cárcel del Rodeo, y mucho más que su trágica desaparición sea el detonante de un problema que se conoce desde hace mucho tiempo, así como sus soluciones. Por sus vidas y el luto de sus familias, espero que pronto se motoricen los cambios conocidos y necesarios.

miércoles, 8 de junio de 2011

Soluciones para Caracas: GESTIÓN DEL TIEMPO

En esta oportunidad, voy a tratar un tema que aunque pareciera no tener vinculación con temas de gestión pública, por el contrario forma parte de uno de los grandes motivos por el cual el habitante de la Capital de nuestro país y sus zonas adyacentes ha disminuido su calidad de vida.

Son permanentes los comentarios de retrasos importantes que por la cuenta twitter @farith15 comparten los usuarios de la carretera Panamericana y principales vías de la Gran Caracas durante la transmisión de mi programa radial en La Cima 96.7fm de lunes a viernes.

Ya forma parte del argot popular caraqueño, e incluso aquellos que viven en las zonas aledañas a la Capital, términos como “hora pico”, “cola”, “estrés”, “tráfico”, “radio vial”.

Según un interesante artículo publicado por el Universal el día 01 de junio, de la autoría de Javier Brassesco, los caraqueños pierden 1 mes al año en el tráfico diario, lo que equivale a 744 horas al año. Obviamente esa realidad impacta negativamente en la calidad de vida del capitalino. Sobre el qué hacer para aliviar este problema, encontramos importantes aportes, dentro de los cuales resaltan las reflexiones y propuestas de Fruto Vivas, del que tomaré una de sus ideas para desarrollarla con más extensión en esta oportunidad: la regulación de los horarios.

¿Por qué se genera ese fenómeno de las horas picos? Creo que parte de la respuesta es: porque tanto empleados públicos como privados inician y culminan su jornada laboral a horas relativamente similares. Lo mismo sucede con las instituciones educativas. Si anteriormente la negociación de los horarios con los grandes sectores empresariales, y el ajuste de los públicos era una idea, hoy debe convertirse en una política pública.

En cuanto a los sistemas de transportes masivos, podemos caer en la tentación de reproducir irreflexivamente la matriz de opinión que responsabiliza a la gerencia del sistema el mal funcionamiento del Metro de Caracas. Pero si nos detenemos a reflexionar al respecto, podemos visualizar el exponencial crecimiento que han tenido de usuarios, y la proyección que se realizó al concebir el subeterráneo.

Brassesco, considera la realidad con la que ha lidiado la gerencia del Metro. Y es que el sistema, fue planificado para “transportar cincuenta mil personas por hora, 800 mil por día, pero en la práctica debe soportar hasta dos millones de viajeros por día. El colapso subterráneo incide en el colapso superficial”. Eso significa un aumento de usuarios estimados en 250%.

En otros términos; por más ajustes que hagan en la infraestructura, mejoras en la prestación del servicio, campañas comunicacionales para que se “cumplan las normas”, el actual Metro tiene un tope de servicio, el cual al ser rebosado impacta negativamente en la calidad de la prestación del mismo. En los últimos meses, se pusieron en práctica una serie de acciones para mejorar el servicio; máxima capacidad de trenes para línea 1, un vagón adicional para trenes de línea 2, nuevos turnos de mantenimiento para atacar las fallas al momento, ya se anunció la pronta incorporación de otro tren a línea 3; sin ir muy lejos, la Rehabilitación del tramo Propatria – Palo Verde comprende la llegada de una nueva flota y cambios que de lo viejo al parecer solo dejarán los túneles. Sin embargo, en las llamadas horas picos sigue y seguirá existiendo congestión, cola de usuarios para abordar trenes. Ya no es retraso, es que se rebasó la capacidad del servicio.

En cuanto al transporte superficial, encontramos una situación similar, pero mucho más caótica. Sumado al incremento no controlado de nuevos vehículos al parque automotor caraqueño, las falencias en materia de gestión del tráfico, y el número y la planificación de las rutas de las cooperativas de camionetas por puesto, las líneas de taxi, los taxis “piratas”, sumando las motos, los mototaxistas, y los conductores regulares, la situación superficial, también tiene un tope.

Pero la gran pregunta que me formulo es: ¿Cuál es el problema que realmente está afectando el congestionamiento de los diversos medios de transportes públicos y privados? Definitivamente es la gestión de los horarios. Se entiende que se une a este problema un conjunto de temas, donde por ejemplo resalta las condiciones de las vías, la necesidad de ampliación de las existentes y la construcción de nuevas soluciones viales. Pero una apuesta a la gestión del tiempo, podría dar resultados rápidos y sin altos costos.

Por otra parte, los desarrollo de soluciones que han pretendido emular a los exitosos proyectos en nuestro continente, han sido medianamente exitosos. En lo que se refiere a la experiencia del transmilenio S.A. de Bogotá, que se repite en Quito con el Trolebus, han sido medianamente exitosas en Venezuela, pues si bien tenemos la extraordinaria experiencia del Trolebus en Mérida, aun es una deuda la obra inconclusa del BusCaracas, obra que aún no ha sido culminada.

Algo similar sucede con el metro cable de San Agustín, aun cuando es un servicio altamente eficiente que ha significado la mejorar sustantiva de la calidad de vida para los beneficiarios, hay muchas otras zonas que pudiesen estar siendo beneficiadas con este servicio, por cierto dentro de las que se encuentra Filas de Mariche (Mir), el cual está actualmente en construcción.

Creo que mancomunadamente gobierno y sector privado pueden disminuir la presión vehicular, y el tráfico en la zona metropolitana. La fórmula debe pasar por el tamiz de nuestra Constitución, generando mecanismos participativos, que permitan la interacción y construcción de soluciones conjuntas. El objetivo debe ser el lograr acuerdos en materia de horarios laborales. Pero para ello, hacen faltan dos ingredientes estratégicos: voluntad y deseo de transformación positiva. Espero abunden.

Buhonerismo vs. mercados de cielo abierto


En días recientes hemos sido testigo de una nueva confrontación entre la alcaldía de Guaicaipuro y la Gobernación del estado Bolivariano de Miranda, esta vez por los "mercados a cielo abierto" que han sido instalado frente a la antigua Prefectura de Guaicaipuro. Al respecto me surgen algunas interrogantes: Si el gobernador-candidato ha manifestado que desea de ganar las presidenciales de 2012, formalizar el empleo ¿Cómo explica que esté promoviendo la informalidad y el buhonerismo en Los Teques, cuando bien sabemos que es un problema que afecta la transitabilidad de la ciudad? ¿Por qué los medios de comunicación le llaman "los comerciantes" y no le dicen buhoneros, cuando es lo mismo, pues desarrollan su actividad comercial sin tributar al Estado y en lugares no permitidos ni aptos? ¿Por qué si la gobernación es la que obstaculiza la gestión del alcalde generando el caos y el desorden, promoviendo la colocación de puestos comerciales informales, los medios de comunicación locales plantean el asunto desde una óptica inversa?

Vayamos por parte. Primero, es importante dimensionar el asunto en cuestión. Ha sido recurrente el acusar a Alirio Mendoza, alcalde de Guaicaipuro de obstaculizar la "intensa gestión" que la Gobernación tiene en el municipio. Se le ha acusado de no permitir obras de carácter estratégico, como lo es la destrucción del patrimonio cultural, y ahora la realización de un mercado a cielo abierto (bonito nombre, similar a romerías, ferias, bazares, que son idénticos a puestos de buhoneros, con el sólo detalle que éste último tiene connotaciones peyorativas).

Sin embargo, también es cierto que la Alcaldia de Guaicaipuro ha sido poco inteligente en la forma como se ha relacionado con la Gobernación. Recordemos que tenemos un precedente importante en el Zulia, donde esa competencia entre Gobernador y Alcalde, trajo importantes beneficios para los habitantes de Maracaibo. Pero en nuestro caso, Guaicaipuro, siendo capital, ha sido por muchas gestiones de gobernadores, marginada y poco atendida. Y en esta oportunidad, no es la excepcion. Es cierto que la Alcaldía ha bloqueado iniciativas importantes, como lo fue coadyuvar con la recolección de la basura, pero la Gobernación también se ha escudado en ese argumento para justificar su poca atención al municipio, como lo ha sido la ineficiencia en el tema de la vialidad.

En esta oportunidad, me sorprende la forma como se ha planteado este nuevo conflicto.

Por un lado tenemos a un gobernador que se contradice, pues habla de empleo formal y promueve el buhonerismo. Por otra parte tenemos a un alcalde que en esta oportunidad tiene la razón y no actúa con mayor determinación imponiendo su autoridad. Y finalmente los medios locales de información que presentan la noticia favoreciendo a la gestión del candidato Capriles.

¿Usted que lee esta columna no ha sido crítico de la forma como se ha manejado el tema del comercio informal en Guaicaipuro? ¿Tú que eres comunicador(a) social, no ha escrito mucha veces notas contra el crecimiento exponencial del buhonerismo en Guaicaipuro? Es evidente que hay una campaña en contra de Alirio, que en esta oportunidad se evidencia en un tema paradójico, pues los opositores irreflexivos apoyan el buhonerismo ahora que es estimulado por su candidato Capriles.

Si quieren fortalecer como gobernación el Mercado a Cielo Abierto, fortalezcan el Mercado del Paso (no se si el Gobernador lo conoce, pues parece que de Guaicaipuro solo conoce Los Teques, y de los Teques los predios de la Gobernación), ayudando en mejores servicios y ampliándolo, o terminen la obra en el antiguo cuartel de Polimiranda, ¡Y sean cónsonos con lo que plantean! A usted alcalde, MANO DURA.

MEL EN HONDURAS, HONDURAS EN OEA. ¿Y?
La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el reingreso de Honduras, luego de la suspensión aprobada el 04 de julio de 2009, con 32 votos a favor y uno en contra, el de Ecuador. Creo que la postura de Venezuela fue improvisada y contradictoria al votar con reservas, a pesar de haber sido el gobierno de Venezuela con el de Colombia los promotores del reingreso de Honduras a la OEA, y el retorno de Zelaya.

A pesar de la suscripción del “Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras”, quedó fuera de los 9 puntos, la sanción a los responsables del golpe de Estado contra el gobierno de José Manuel Zelaya y de las violaciones a los Derechos Humanos. Y con ello se explica la postura del gobierno de Correa: el rechazo a la impunidad.

Actualmente, los militares de alto rango involucrados en el golpe de Zelaya, están sobreseídos de su responsabilidad en el golpe contra Zelaya; incluso, ocupan cargos de alto nivel en el gobierno de Porfirio Lobo. Tal es el caso del General Romeo Vásquez, que es gerente general de HONDUTEL, una de las empresas estatales más importantes del país.

Queda en riesgo latente la institucionalidad del gobierno hondureño. Es importante el retorno de Zelaya en los términos fijados en el acuerdo; tanto, como la reivindicación de la legalidad y la justicia en Honduras. No sancionar a los responsables del golpe de Estado y los atropellos posteriores en Honduras, es legitimar el uso de mecanismos al margen de las instituciones democráticas para irrumpir en los mandatos de gobernantes popularmente electos.

Por ello, reivindico la postura de Ecuador y de su presidente Rafael Correa. Respaldar el ingreso de Honduras a la OEA sin haberse sancionado a los responsables del golpe de Estado y la violación de los Derechos Humanos, es ceder el mecanismo de presión más eficaz para lograr la restitución de la institucionalidad democrática. Están sembradas las esperanzas de justicia en el desarrollo de la actividad política de Zelaya y el Frente Nacional de Resistencia Popular. Igualmente, esperemos buenos resultados de las acciones de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo de Cartagena, así como de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos que se creó.

miércoles, 1 de junio de 2011

EL TEMA PENDIENTE EN HONDURAS

Hoy, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobará el reingreso de Honduras, luego de la suspensión aprobada el 04 de julio de 2009, con 33 votos a favor sin ninguna abstención. Sin embargo, ¿Contará con el mismo respaldo la medida de reincorporar a Honduras a la OEA? Ecuador salvará su voto, pues ha manifestado el presidente Rafael Correa su desacuerdo por el reingreso, lo que significará que 32 naciones aprobarán el reingreso y una salvará su voto. Precisemos las implicaciones positivas y negativas del retorno de Hondura a la OEA, y la postura de Ecuador frente a esta situación.

Democracia: Valor supremo.

Desde el retorno de la democracia en América Latina, se ha convertido su defensa en un valor supremo para las relaciones internacionales. Eso se evidencia en instrumentos como las cláusulas democráticas, y por supuesto en su mayor expresión continental, como lo es la Carta Democrática Interamericana.

Chávez, líder influyente en América.

¿Por qué negociar el reingreso de Honduras con Chávez? Por la garantía que representa su liderazgo en Latinoamérica. Para nadie es un secreto a que intereses responde el gobierno de Santos, y con qué países está alineado en el continente. Sin embargo esta coalición de gobiernos en torno a los intereses norteamericanos, no poseen la incidencia que si se reconoce en el presidente Chávez. Por ello no era sólo necesario, sino imprescindible.

Incapacidad de la OEA en la mediación de conflictos.

Otro elemento importante, pero dentro de los aspectos negativos, fue la ineficacia de la OEA para conciliar en el conflicto hondureño. No es la primera vez que es rebasada por otras instancias propuestas por algunos gobiernos para resolver conflictos. Recordemos las experiencias del Grupo de Contadora (justamente para promover la paz en Centroamérica), el Grupo de Río o el Grupo de los Ocho, que fueron mecanismos más efectivos en la intervención y resolución de conflictos.

Debilitamiento de las instituciones de gobierno en Honduras.

Otro de los temas importantes, es la sanción a los responsables del golpe de Estado contra el gobierno de José Manuel Zelaya y de las violaciones a los Derechos Humanos. Y con ello se explica la postura del gobierno de Correa. Uno de los temas ausentes del “Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras”, fue el compromiso del gobierno de Lobo por investigar y sancionar a los responsablesdel golpe en contra de Zelaya.

Contrario a ello, los militares de alto rango involucrados en el golpe de Zelaya, fueron sobreseídos de su responsabilidad en el golpe contra Zelaya el 26 de enero de 2011. Tal es el caso del General Romeo Vásquez, que ocupa la gerencia general de HONDUTEL, una de las empresas estatales más importantes del país.

Queda en riesgo latente la institucionalidad del gobierno hondureño. No sancionar a los responsables del golpe de Estado y los atropellos posteriores en Honduras, es legitimar el uso de mecanismos al margen de las instituciones democráticas para irrumpir en los mandatos de gobernantes popularmente electos. Por ello, reivindico la postura de Ecuador y de su presidente Rafael Correa.

Respaldar el ingreso de Honduras a la OEA sin haberse sancionado a los responsables del golpe de Estado y la violación de los Derechos Humanos, es ceder el mecanismo de presión más eficaz para lograr la restitución de la institucionalidad democrática. Además, Lobo tiene todas las condiciones para llevar adelante este tipo de acciones; tanto, que su incidencia llega a los órganos del Poder Judicial para lograr la anulación de los procesos judiciales en contra del ex presidente. Es importante el retorno de Zelaya en los términos fijados en el acuerdo; tanto, como la reivindicación de la legalidad y la justicia en Honduras.

Aún el dilema de algunas de nuestras democracias sigue siendo qué es más importante, las personas o las instituciones. En este caso, no fueron las instituciones. Sin embargo, están sembradas las esperanzas de justicia en el desarrollo de las acciones posteriores al retorno de “Mel”, y en el desarrollo de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo de Cartagena, así como de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos que se creó. Esperemos buenos resultados.