miércoles, 27 de julio de 2011

HACIA DÓNDE VA LA OPOSICIÓN


A seis meses de haber pautado sus elecciones primarias, la oposición da signos de contradicciones que evidencian un conjunto de nuevos dilemas que se trazan en el futuro mediato. Lo he venido analizando en otros artículos, donde he dejado en claro que ni las primarias están seguras, ni mucho menos la unidad opositora. Las estructuras e instituciones que se habían diseñado para decidir sobre el único aspecto que garantiza la permanencia bajo los términos de Unidad, parecen estar cediendo frente a los intereses individuales de algunos partidos y líderes que han generado su desgaste prematuro. ¿Cuáles son esos dilemas de los factores opositores a Chávez? ¿Qué ha pasado con las instituciones que generaban la certeza de presentarse “unidos” al proceso electoral de 2012? ¿Cuáles son las estrategias de los principales partidos y líderes de la oposición?

La ilusión de armonía y el desencanto de la MUD (¿o MAD?)

Uno de los primeros dilemas que se han presentado de cara al 2012, es el control que paulatinamente han ido capitalizando los adecos dentro de la MUD. En algunos casos MUD es igual a MAD, o sea ya no es la “Mesa de la Unidad Democrática” sino la “Mesa de Acción Democrática” (considérese de acción democrática el partido madre y sus retoños –Un nuevo Tiempo y Alianza al Bravo Pueblo).

Obviamente, ha generado esta situación un enfrentamiento permanente con los otros factores de poder, principalmente con Primero Justicia. De ello no escapan las confrontaciones con el bloque social cristiano, y obviamente con los “líderes sin partido en Venezuela” como María Machado.

Por otra parte, el hecho de haberse constituido como el espacio que representa la unidad opositora, generó altas expectativas sobre el desempeño de la MUD en los asuntos de orden político, económico y social de Venezuela. Por el contrario, ha quedado MUDA frente a la problemática del país, generando un desencanto entre los opositores, quienes esperan más de lo que naturalmente ocupa a la MUD, que es definir los mecanismos para decidir quiénes son los candidatos que enfrentarán a Chávez y los otros candidatos del PSUV en las elecciones venideras.

Las incómodas primarias

Una de las instituciones que garantizaban la unidad en la oposición fueron las primarias. Este mecanismo que permite definir a candidatos únicos al proceso electoral de 2012, electos para representar a un conjunto variopinto de partidos que tienen como factores comunes el deseo de derrotar a Chávez, y la imposibilidad cuantitativa y cualitativa de no lograrlo de forma individual pues no tienen el apoyo popular necesario, se ha convertido en una camisa de fuerza que aprieta e incomoda.

En primer lugar, las dinámicas de las primarias desde su concepción instrumental, han sido manejadas por los intereses adecos. La fecha, por ejemplo, fue pautada para febrero de 2012, con la finalidad de generar el desgaste necesario al candidato de Primero Justicia, quien jugó posición adelantada y se apresuró con su candidatura. Igualmente, se pautó en esa fecha y no antes, como era la opinión generalizada dentro de la oposición, para tener el tiempo suficiente de decidir el candidato del bloque blanco socialdemócrata, que se debate entre apoyar Manuel Rosales, Antonio Ledezma o Pablo Pérez.

En segundo lugar, en algunas entidades federales y municipales, han sido utilizadas para acentuar el control de la M“AD” frente a gobernantes de otros partidos. Caso singular ocurre en el municipio Los Salias del estado Miranda, donde la M“AD” ha utilizado las primarias para debilitar la unidad opositora y minar las bases de apoyo electoral del actual alcalde Ovidio Lozada, quien tiene bastante comprometida la posibilidad de ser electo como el candidato opositor en las elecciones venideras.

Frente a ello, los precandidatos opositores a las presidenciales, han empezado a generar nuevos espacios. Por ello, se desarrolló una particular reunión el pasado 26 de julio. Las declaraciones ofrecidas desde ese espacio por Oswaldo Álvarez, abre la posibilidad de no ir a primarias, sino utilizar el consenso para la elección del candidato que enfrentará a Chávez. Al respecto me surgen dos inquietudes, la primera es ¿En qué se diferencia esta propuesta de la cooptación como método de elección interna?, y lo segundo es ¿Será realmente el interés de los opositores reunidos afinar estrategias para combatir a Chávez en las elecciones de 2012, o al candidato adeco en las primarias de febrero de 2012?

Uno de los grandes ausentes en esta reunión fue Henrique Capriles. Sin embargo, asistió Leopoldo López. Es importante acotar que el dirigente nacional de Voluntad Popular, e inhabilitado para participar en las elecciones de 2012, está actualmente en un proceso de negociación con Henrique Capriles, quien estudia la posibilidad de renunciar de las filas de Primero Justicia, para ingresar en el novel partido Voluntad Popular. Ello motivado al poco apoyo que ha recibido en la pre campaña electoral, las arbitrariedades de Borges en el ejercicio del control del partido, y la imposibilidad de presentarse a la gobernación de Miranda como candidato de perder las primarias presidenciales, pues ya está definido que quien ocupará este rol por el PJ es Carlos Ocariz.

Ésta situación cambiaría las relaciones de poder dentro de la debilitada unidad opositora, y le daría un espacio importante a Voluntad Popular que pese a haber obtenido un 0,9% del apoyo popular en sus elecciones internas, le otorgaría un hito de arrancada espectacular.

Frente a esta situación, Hinterlace da a conocer en su más reciente estudio de opinión, que el presidente Chávez ha aumentado en 13 puntos su popularidad en los últimos 8 meses, y el propio presidente ratifico su participación como candidato a la reelección el 2012. Todo marcha bien.

No hay comentarios: