domingo, 30 de septiembre de 2012

MARCANDO EL PULSO DE LA CAMPAÑA

Ha sido uno de los aciertos de las estrategias desarrolladas por el chavismo: colocar en tema de agenda electoral el contenido del programa de gobierno que cada candidato presenta al país. Hasta el momento, muchos analistas dentro de los que me cuento, habíamos avizorado que al Comando Carabobo se le estaba haciendo cuesta arriba recuperar el control de la agenda política del país, control que había sido una de las fortalezas comunicacionales del PSUV y del gobierno. 

Sin embargo, desde que el cronometro electoral se puso en 30 días en cuenta regresiva, la oposición ha tenido dificultades tremendas para zafarse de los anzuelos con los que el Comando Carabobo ha ido pescando el control de la agenda electoral. La chispa que encendió la pradera fue la “develación” que hiciera David de Lima sobre el supuesto plan oculto de Capriles, el cual, sin tener mayores diferencias con lo elaborado por la MUD en enero, le dio un vuelco al desarrollo mediático de la campaña. 

Recientemente, ha salido por cuarta vez Ramón Aveledo a defender el programa de la MUD, contrastándolo con una simpleza absoluta al presentado por Hugo Chávez. No ha habido vocero opositor y no, que hayan dejado de abordar el “programa neoliberal” de Capriles, o el “Programa de la Patria” de Hugo Chávez. Aún, actualmente, desde el taxista hasta el que atiende en la panadería sirviendo el café matutino, habla del plan neoliberal. Infructuoso han sido los intentos opositores de querer descolocar el tema y ganarlo en su terreno. Por el contrario la permanente atención al programa, le ha dado mayor legitimidad a las acusaciones del Comando Carabobo. Difícilmente, puedan soltarse del anzuelo hasta después del 07 de octubre. 

El otro tema, no menos importante o escandaloso ha sido el Caso Juan Carlos Caldera. Aun cuando coincidimos con aquellos que han precisado que se puede abordar desde las dimensiones política, legal y moral, el juicio público en medio de la contienda electoral es el más importante. Por ello la temprana reacción de Capriles y la expulsión de Primero Justicia, sin beneficio a la duda o la defensa, buscaron contrarrestar parte del impacto negativo que pudo haber significado en el desarrollo de la campaña opositora esta situación. 

Sin embargo, el juicio político y la campaña electoral tienen una relación inversa: mientras el primero empieza el segundo está culminando, y actualmente se encuentran en una intersección en donde inevitablemente se rozan, precisando un aspecto central en ambos casos, el financiamiento de la Campaña de Capriles. 

A pesar del rápido y sumario desmarcaje con quien fuera uno de sus principales aliados y será inevitable que se asocie al candidato con el tema. Incluso se abre la posibilidad que sea interpelado por la Asamblea Nacional, aunque dudo que en medio de la campaña le den palestra a Henrique Capriles. ¡Imagínense el temor de ser asociados Capriles con Caldera, que hicieron que eliminaran de internet las fotos de ambos juntos! Yo lo invito a que haga el ejercicio de colocar en el buscador google “Juan Carlos Caldera y Henrique Capriles” e incluso “El trabuco en Miranda” para que con sorpresa se encuentre, con que no hay fotos de ambos juntos, las cuales abundaban antes del escándalo de los videos. 

Lo que había sido uno de los aciertos tempranos de la oposición en medio de la campaña, se revirtió y ahora obra en su contra. Tan es así, que ni siquiera pudieron capitalizar el tema de la refinería El Palito, lo que demuestra el impacto mediático de los dos temas centrales de la agenda electoral: Caldera y el Paquetazo. Quedan menos de dos semanas. 


EN RÁFAGA 

El semáforo de Montaña Alta. 
Hasta qué llegó lo que se había prevenido llegaría hace muchos días atrás: un choque en el semáforo de Montaña Alta el pasado viernes 28 de septiembre, por la avería que desde hace meses presenta. Definitivamente, en Carrizal, la ausencia del Alcalde está pasando de ser algo rutinario a algo dañino. No solamente deja de atender a las comunidades, como lo es el caso de la Guadalupe, o hace obras insólitas como la caminería de Llano Alto que ha costado más de 1.000.000,00 de bolívares, sino que su ineficiencia ha puesto en riesgo la vida de los que utilizamos esta carretera. Usted, podrá tener la cierta presunción que las competencias en esta materia son del INTTT o del MPPTT. Sin embargo, la instancia gubernamental más cercanas la alcaldía, la cual debe atender estos asuntos ya sea de forma directa o a través de gestiones que pueden devenir en presiones populares para que las otras entidades reaccionen. Pero ¿esperar que se produzca un choque? definitivamente Carrizal necesita un alcalde que resuelva los problemas de los carrizaleños, y no uno preocupado por como se sostiene por más tiempo la corona de monarca en la cabeza. 

Seguimos en contracto por la red social twitter a través de mi cuenta @farith15, en donde seguro estaremos intercambiando opiniones.

domingo, 23 de septiembre de 2012

ACEPTAR LA DERROTA

Quedan menos de tres semanas para elegir o reelegir al Presidente que regirá los destinos del país por los próximos 6 años. En estas fechas previas, es necesario manejar con atino la incertidumbre, propia de un ambiente político marcado por lo electoral. Y son justamente las encuestas, los sondeos de opinión, el instrumento adecuado para saber como van los apoyos a cada candidato.

Recientemente hemos visto en los últimos sondeos publicados por diversos medios, informaciones contradictorias. Han salido encuestadoras que justo en estas elecciones han iniciado sus apariciones públicas, sobre todo en medios de cobertura nacional. Nombres como Hercon, Predicmatica, Top Data, VOP, ICS, que en su mayoría, son las que han dado cuenta de una ventaja de Capriles frente al Presidente Chávez, son noveles frente a la opinión pública. Sin embargo, los opositores las validan y difunden, pues se ha comprendido y se ha manejado de forma errada, el uso de los sondeos de opinión. Han transformado en un instrumento político, situación que ha sido un lugar común en otros procesos similares dentro y fuera del país.

En segundo lugar, los valores que se han adoptado para legitimar las encuestas no son justamente la credibilidad o trayectoria de la empresa que las realiza, sino el resultado que arroja. Para los opositores una encuestadora, no importa si es nueva, o su oficina se reduce a un maletín, puede convertirse en una bola de cristal que predice el futuro, si los resultados favorecen a su candidato. En el caso contrario, de desfavorecerlo, son descalificadas y sometidas a insultos, improperios, y acusaciones temerarias.

Pero, siendo sensatos, hay una realidad que no se puede ocultar: aquellas que dan resultados más favorables a Capriles se diferencian entre las que sostienen que hay un empate técnico y otras que dan resultados reñidos con una victoria muy cerrada. En cambio del lado oficialista, las diferencias entre las encuestas son el margen de victoria, la cual se encuentran por encima de los 10 puntos. Faltan pocos días para el gran momento, donde 18 millones de venezolanos están convocados para tomar colectivamente una decisión. Quisiera repetir las palabras que Felipe González pronunció en su discurso, tan alabado con la oposición: la esencia de la democracia es la aceptabilidad de la derrota.


EN RÁFAGA
El viernes pasado Henrique Capriles visitó a Los Teques. Desde agosto de 2011, no venía a los Altos Mirandinos. Curiosamente ahora lo hace como candidato ofreciendo propuestas a Venezuela que no fueron cumplidas en el estado que lo eligió como Gobernador hace cuatro años. Usted que lee esta columna, trate de pensar en una sola obra bandera de la gestión de Miranda en Los Altos Mirandinos…. Difícil no? Lo comprendo, pues no hay mucho que contar.

Promete reducir la inseguridad y en Miranda se desbordó, promete mejorar y respetar las condiciones de los empleados públicos, y lo que sucede con los Bomberos, Protección Civil, Jubilados de la Gobernación es preocupante, habla de no permitir que se caigan los puentes, y por falta de mantenimiento se cayó la vía del Jarillo responsabilidad de la gobernación. Habla de aumentar el sueldo en un acto de desespero a partir de enero, y yo le preguntaría, ¿Cuánto ganan los obreros en la Gobernación?

Habla de mejorar las misiones, y en Miranda obró contra su funcionamiento, habla de mejorar las viviendas, y en Miranda lo que hace es burlarse de los Mirandinos entregando ayudas de 1.000, 2.000 Bs para “mejorar las casas”…

Los Altos Mirandinos no tienen nada que agradecerle, pues su gestión no ha beneficiado a esta región, por el contrario, ha deteriorado y desmejorado el patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad.

domingo, 16 de septiembre de 2012

LA OLLA, O MÁS BIEN LA CALDERA QUE SE DESPTAPÓ

Que difícil momento esta pasando la oposición a tan pocos días de las elecciones presidenciales. Parafraseando al viejo Marx, lo sólido se les desvanece en el aire: El programa neoliberal develado, el retiro de apoyos de líderes y partidos políticos nacionales y regionales, y ahora Juan Carlos Caldera. Todo ello en menos de 15 días.

En referencia a este último suceso, Es una pena que un joven político empañe su carrera de esta manera, involucrado en un caso de corrupción. Hasta hace unos días escuchamos de su voz fustigar a David de Lima y a Didalco Bolívar por haber sido investigado por corrupción durante el tiempo en que respectivamente fueron gobernadores en Anzoátegui y Aragua. ¿Y ahora? Recibir dineros para hacer "la tarea", es una evidencia tremenda que devela el financiamiento ilegal de la campaña de Capriles, quien por cierto raudo y veloz, expulsó a Caldera de sus roles dentro del comando de campaña.

Lo más sorprendente es la forma con la oposición ha querido manejar la situación. Pretenden, hacerle ver al país, que es normal lo que hizo Caldera. Incluso, hasta el presunto corrupto (presunto, porque judicialmente no ha sido juzgado, pero públicamente las evidencias son notables) ha dicho que no fue su culpa, sino la culpa es del gobierno, de Chávez. El asunto incluso, ha querido escurrirse por las veredas más insólitas de la mentira, pues el culpable no es el que se hizo de forma ilegal de dineros para la campaña de Capriles, sino quienes lo denunciaron. Ahora incluso los anti éticos e inmorales, fueron los denunciantes. Es como si el agresor fuera la mujer golpeada, porque denunció a su violento marido, pues está enlodando su relación matrimonial. ¡¿Usted ha visto?!

En el artículo 257 del Reglamento General de la Ley Orgánica de Procesos Electorales se establece lo siguiente: Se prohíben "Donaciones o aportes anónimos, aportes o subsidios de organismos públicos, compañías extranjeras o con casa matriz en el extranjero, empresas concesionarias de obras o servicios públicos, gobiernos, organismos o personas extranjeras no residentes, organizaciones nacionales que reciban aportes de organismos o Estados extranjeros, actividades ilícitas, fundaciones que reciban recursos del Gobierno nacional o de Estados u organismos extranjeros, aportes, contribuciones o donaciones que se efectúen mediante depósitos o transferencias que haga difícil o imposible la identificación del contribuyente".

Sin embargo, el alegato de J.C. Caldera es que los dineros que recibió eran para su campaña, por lo tanto, la ley no lo se aplica, pues estas disposiciones son para regular los fondos que se reciben dentro de los plazos de la campaña, la cual para alcaldes, aun no empiezan.

Usted vio el video. ¿En algún momento se hace alusión a la campaña municipal de Caldera? ¿A quién nombra de forma permanente en el video? ¿Acaso no es a Capriles? ¿Lo que estaba cuadrando Caldera no era un encuentro entre empresarios y Capriles en el exterior para recibir más dinero? Creo que pusieron en evidencia al mandadero, pero no a quien lo mando a hacer el mandado.

Si las acciones de Caldera fueran ajustadas a Ley, y no hubiese ningún hecho al que deplorar, ¿Por qué entonces Capirles lo hecha de “su” proyecto? ¿Por qué Primero Justicia lo suspende? ¿Por qué tanta vergüenza de Caldera ante el país? No creo que siquiera los cables de wikileaks hayan tenido tanto impacto, como lo han tenido las últimas revelaciones opositoras en el marco de la campaña. Esta vez la estrategia de victimización, o la denuncia de forjamiento no van a tener resultados.

PROGRAMA DE GOBIERNO A LA CARTA



¿Cuál es el verdadero programa de gobierno de Capriles? Actualmente, usted puede elegir el que mejor le cuadre. Si lo busca breve, escaso de propuestas claras, y algo exótico por lo desconocido y poco publicitado, puede escoger el presentado ante el CNE, donde no se menciona ni las misiones, ni los planes de empleo, ni los compromisos con los empleados públicos, ni mucho menos lo relacionado con infraestructura. 

Si está buscando un rosario de promesas al estilo de los Planes de la Nación de la IV, le recomiendo consultar los Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019). Y si por el contrario, lo que busca es uno más parecido a lo que el candidato opositor representa, pues el adecuado es el que dio a conocer David de Lima. En otros términos, un programa a la carta. 

No se sabe cuál es el verdadero plan de gobierno que desarrollaría Henrique Capriles de ser electo Presidente. Incluso, no tenemos certezas que pronto se dará a conocer otro distinto. Esta situación no es la primera vez que sucede en Venezuela. Ingenuamente podríamos atribuírselo a la casualidad, lo sucedido en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez. En una entrevista realizada a Humberto Celli por Mirtha Rivero, recogida en su libro “La rebelión de los náufragos”, se lee lo siguiente en la página 65: 

Yo había sido miembro de la comisión del programa de gobierno de Carlos Andrés Pérez, que había presidido Gonzalo Barrios, y cuando Pérez da a conocer sus políticas económicas yo dije: ¡Coño! ¿Cómo es posible? Si Carlos Andrés Pérez dos meses antes, en Maracaibo, presentó su programa que era el que nosotros habíamos preparado, ¿Cómo es posible que ahora venga con un nuevo planteamiento? (…) 

A pesar de haber elaborado un programa de gobierno bajo la dirección de Gonzalo Barrios, el verdadero Plan de Gobierno fue el desarrollado por Pedro Tinoco y Miguel “paquetico” Rodríguez, que bien sabemos el corte neoliberal que lo caracterizó, y las consecuencias que trajo para el ex presidente Pérez y para el país. El uso de mayúsculas en las primeras tres letras de su apellido de CAPriles, pareciera ser más que una simple tremendura de palabras. 

Como bien sabemos, recientemente David de Lima, dio a conocer un Programa de Gobierno de la MUD, cuyo contenido disiente de forma radical con lo hasta ahora presentado por Capriles al país. El candidato presidencial opositor respondió al documento atacando al “mensajero” y no al “mensaje”. La respuesta dada por el candidato presidencial de Primero Justicia fue para descalificar a De Lima, sin rechazar o hacer mención del documento presentado (mensaje). 

Por parte de la MUD, Marino González indicó que “la confección del documento es un completo montaje, pirata, elaborado con métodos de contrainteligencia aprendidos de países con gobiernos autoritarios”. Pero pareciera más bien referirse al radiograma publicado por Capriles en su cuenta en twitter, que al programa de gobierno. 

Es un error tremendo no presentar al país un programa claro, preciso y transparente de cómo se pretende gobernar al país. Capriles puede recorrer las veces que el tiempo le alcance el país, pero su esfuerzo será en vano si su mensaje no es creíble, y a un mes de las elecciones, es un objetivo muy improbable de alcanzar.

AMUAY Y LA TESIS DE LO EXTRAORDINARIO

Se ha especulado sobre el “evento extraordinario” en el que puede convertirse Amuay, haciendo uso de la tesis de Oscar Schemel sobre el impacto que pudiera tener un gran suceso que modifique la correlación de votos entre Chávez y Capriles. Analicemos este suceso un poco más de cerca. 

Sobre la tesis del “evento extraordinario”, cabe señalar que efectivamente este suceso va impactar en el elector dentro del corto lapso que queda para las elecciones presidenciales. Sin embargo, considero que la lectura que se ha hecho ha sido sesgada, pues se le ha otorgado atribuciones exclusivamente positivas hacia el candidato opositor. Considero necesario analizar más de cerca las estrategias desarrolladas por ambos sectores. Separemos en dos momentos la tragedia de Amuay, un primer momento acotado al suceso, y un segundo momento referido a la respuesta frente al hecho. 

En este primer momento, encontramos a una oposición que jugó el rol de acusador a priori. A pesar del buen tenor inicial de Capriles expresado en el comunicado que dio a conocer al día siguiente en horas de la tarde, inmediatamente se desató desde los canales opositores y los voceros de diversas organizaciones opuestas al gobierno, una ola de acusaciones que dieron cuenta de señalamientos hacia PDVSA y el gobierno del Presidente. Es sorprendente que hasta hombres del alto rango dentro de la iglesia católica, hayan contribuido con su “opinión no calificada” sobre lo sucedido en Amuay, sentenciando negligencia y falta de mantenimiento. 

Por parte del partido de gobierno y de los voceros oficiales de los diversos organismos del Estado, hubo una reacción prudente y controlada. Se evitó caer en la tentación de difundir una tesis de sabotaje, o complicidad interna para revertir el apoyo hacia el Presidente Chávez. La postura oficial, fue reforzada a veces por profesionales con “opinión calificada” entrevistado por medios de comunicación opositores, que alertaron sobre lo apresurado y poco responsable de hacer uso de juicios descontextualizados del riesgo propio de la actividad petrolera, sin conocer el resultado de investigaciones que ahonden en las causas del suceso. 

En cuanto a la respuesta frente a los sucesos, vimos a un gobierno que asumió la responsabilidad de la tragedia. En el devenir político de Hugo Chávez se ha enfrentado desde el 04 de febrero de 1992, a situaciones donde sin reparo ha asumido la responsabilidad frente al país, y esta oportunidad no fue la excepción. El gobierno reaccionó en poco tiempo y de forma efectiva, atendiendo no solo los aspectos técnicos de la refinería, sino a las familias afectadas por lo sucedido. La reacción fue sobredimensionada a través de los medios de comunicación, con la intención de aumentar el impacto de la acción gubernamental efectiva. La oposición por su parte, se atrincheró en las acusaciones y en las descalificaciones a los trabajadores de PDVSA, e intentó minimizar la efectividad de la respuesta del gobierno nacional. 

Lo anterior da cuenta de una doble estrategia. Si bien la oposición politizó lo sucedido, atacando con señalamientos a priori y descalificando la capacidad profesional de los que laboran en el sector petrolero del país, el gobierno capitalizó la reacción frente a los sucesos, acentuando el logro de extinguir el fuego de forma rápida y efectiva, prometiendo una pronta reactivación de las actividades en la refinería, y atendiendo a las familias afectadas por la tragedia de forma rápida. Cabe plantear la pregunta sobre qué generó más impacto, si las acusaciones a priori, o la reacción gubernamental efectiva. 

Los sucesos que han acontecido dentro del marco de la campaña presidencial, han generado lecturas equivocadas del impacto sobre el elector. Se planteó la tesis del candidato enfermo y su pérdida de apoyo electoral, la tesis de la oposición fortalecida frente a las elecciones primarias, la tesis del candidato emergente y un suplente derrotable, y en todos los casos fue lo contrario. Esperemos las lecturas que de seguro pronto darán a conocer las encuestadoras en el país, para compartir el análisis de los resultados en entregas posteriores, mientras quedamos en contacto por mi cuenta en twitter @farith15.

NI NI-NI, NI VOTO JOVEN

En medio de la campaña electoral, han surgido variados estudios sobre el entorno político nacional, que dan muestra de algunos mitos construidos por matrices de opinión sesgada. Algunos de esos temas son los indecisos y el voto joven.

Recientemente, fue entregado a la MUD unos resultados de un estudio realizado por la empresa DatinCorp, donde a partir de métodos mixtos (cualitativos y cuantitativos) se dio cuenta de un conjunto de datos relevantes que en éste espacio vamos a compartir. Suponemos que por los resultados arrojados, la oposición no lo expuso a la luz pública, pues no fueron alentadores para su candidato presidencial.

NiNi-Abstencionistas
Se ha pretendido adherir los NiNi a Henrique Capriles, y hemos conocido de encuestas que en sus datos le suman el 100% a esta tendencia, para luego arrojar unos resultados que no se corresponden con la distribución histórica de los mismos. En el estudio citado, sólo un 32% de los NiNi votarían por Capriles, mientras que el 24% lo haría por Hugo Chávez, el 27% son totalmente indecisos y el 17% manifiesta que no votará.

Aún cuando hay una ventaja por parte de Capriles en el sector Ni Ni, en los votos duros la ventaja del presidente es superior, pues según el más reciente estudio de Hinterlace, duplica al candidato opositor (40-20).

Igualmente, a pesar de la intensa campaña de Capriles, no ha podido romper con lo que la consultora llama el "muro del barrio", pues el Presidente Chávez está posicionado en estratos C, D y E con una amplia mayoría, mientras que Capriles lo está en estratos A y B.

¿El voto Joven con Capriles?
Otro de los hallazgos interesantes de este estudio, es la distribución de las preferencias en el sector juvenil. Uno de los puntales mediáticos de la campaña de Capriles, ha sido el sector juvenil. Las matrices que se han pretendido crear, configuran una matriz fantasiosa sobre el apoyo del voto joven al candidato opositor. Pero revisemos a mayor detalle los datos arrojados por el estudio de DatinCorp. En un primer lugar, un 67% de electores jóvenes aprueban la gestión del Presidente. Por otra parte, el 41% de jóvenes se identifican con PSUV, mientras que el 14% lo hace con PJ. Solo el 39% de jóvenes apoya a HCR.

Comparto con ustedes, una de las interrogantes expresadas por la consultora: ¿El factor juventud, que se ha definido como una fortaleza para Henrique Capriles no está generando resultados tangibles? A menos de mes y medio para las elecciones, no podemos aún hablar de irreversibilidad. Sin embargo, las tendencias en cuanto a los posibles resultados son claras.