viernes, 4 de enero de 2013

EL PODER LEGISLATIVO

Luego de las elecciones regionales del pasado 16 de diciembre, ha surgido un interés especial en el tema parlamentario. Desde finales de los años ochenta se introducía en la agenda académica latinoamericana el tema del parlamentarismo confrontado al presidencialismo, haciendo estudios comparados con experiencias fundamentalmente europeas.

Pocos han sido los diseños institucionales en América Latina que han ensayado estructuras distintas a las presidencialistas, donde un solo hombre ha estado al frente de las responsabilidades ejecutivas. Dentro de ellos encontramos los caso del triunvirato uruguayo de 1953, o las juntas de gobierno en Venezuela. Pero son casos aislados que han respondido a coyunturas políticas y no ha diseños estructurales de formas de gobierno distintas a las históricamente consolidadas.

Lo cierto es que respondiendo nuevamente a una coyuntura política, retoma el interés político la figura del parlamento. A nivel nacional por la situación que se produce por las complicaciones de salud del reelecto Presidente Chávez, donde el rol de la Asamblea Nacional es fundamental dentro de la necesidad de garantizar la gobernabilidad del país. A nivel regional, por el triunfo histórico del Partido Socialistas Unido de Venezuela (PSUV) en 22 de 23 Consejos Legislativos, donde incluso en Lara y Miranda donde la oposición mantuvo el control del ejecutivo estadal ahora el PSUV tiene mayoría parlamentaria.

Uno de los espacios en los cuales tengo absoluta certeza se van a librar episodios políticos de alta relevancia política, será en los parlamentos nacional y estadales. El impacto que va a generar en la opinión pública y en la sociedad venezolana, va a ser una mayor atención en estas instancias fundamentales para el desarrollo institucional de la democracia venezolana.

Estoy seguro que en nuestro país va a tomar una mayor relevancia la función que cumple el poder legislativo, donde se puede reavivar las discusiones que se habían mantenido en la academia latinoamericana, donde uno de los temas centrales era el equilibrio en el desarrollo de las funciones de gobierno de los poderes ejecutivo y legislativo.

POR QUÉ PERDIMOS MIRANDA

Inicio mi artículo afirmando que Henrique Capriles era y sigue siendo derrotable. Esto lo sustento en los resultados electorales del 07 de octubre, donde el Presidente Chávez obtuvo 6.873 votos más, dos meses antes de las elecciones regionales. Sin embargo no pudimos recuperar Miranda. ¿Qué pasó? ¿Dónde estuvieron las fallas? ¿Qué hacer para recuperar Miranda?
Empecemos por precisar algunos elementos de orden metodológico para avanzar en darle respuesta a cada pregunta. Utilizaremos un análisis comparado de los resultados electorales, contrastando los valores relativos (porcentuales) de las presidenciales del 07/10 y del 16/12. Parto del supuesto que de haber mantenido la brecha porcentual, sin necesidad que estas diferencias reflejaran necesariamente cantidades de votos, se hubiese ganado la gobernación.
Igualmente, haremos una agrupación de municipios por subregiones: Altos Mirandinos (Guaicaipuro, Los Salias y Carrizal), Barlovento (Brión, Pedro Gual, Páez, Andrés Bello, Buroz, Acevedo), Valles del Tuy (Simón Bolívar, Paz Castillo, Urdaneta, Independencia, Tomás Lander, Urdaneta), Guarenas-Guatire (Zamora, Plaza), Metopolitana (Chacao, Baruta, El Hatillo, Sucre).
Empecemos por casa, Altos Mirandinos. En esta Subregión disminuyó la brecha porcentual a favor de la revolución, a pesar del crecimiento relativo en Guaicaipuro y Carrizal. Los Salias fue determinante, pues hubo un retroceso de 2.5%, aumentando en 0,3% la diferencia a favor de Capriles en las elecciones regionales. Sin embargo, el aumento fue muy bajo, lo que nos permite concluir que Los Altos Mirandinos cumplió.
Pero no es el caso del resto de las Subregiones. En Barlovento, el trabajo no se cumplió y el retroceso fue muy marcado. Los casos de los municipios Páez y Acevedo son los más resaltantes, donde en el segundo hubo un retroceso de 23% y en el caso de Páez del 11%. Andrés Bello, Buroz y Pedro Gual retrocedieron en 5 puntos promedio, mientras que en Brion fue donde se hizo mejor el trabajo de movilización, con un retroceso de 1 punto porcentual.
Revisando Valles del Tuy nos encontramos con que hubo un retroceso de 3 puntos promedio, exceptuando a Paz Castillo, donde sólo se retrocedió en un 0,6%. En Guarenas-Guatire, se retrocede 1 y 3 puntos respectivamente. En el caso de Zona Metropolitana, el promedio en que cierra la brecha a favor de Capriles es de 2,5%.
En este sucinto análisis general podemos precisar que fallaron las estrategias de organización y movilización, desaprovechando el saldo organizativo que se había logrado en las elecciones presidenciales. No era asunto de cantidades de votantes, sino de mantener las brechas que se obtuvieron en las presidenciales a favor de Elías Jaua, pues obviamente iba a haber mayores niveles de abstención.
Sin embargo, a pesar de la victoria electoral de Capriles, no pudo retener el control parlamentario, lo que dibuja un escenario interesante en estos cuatro años venideros. La lógica nos permite proyectar un estricto control del legislativo sobre el ejecutivo, pues se debería terminar la discresionalidad con la que el Gobernador-Candidato se ha conducido durante el tiempo que fue electo. Ahora el presupuesto debe ser controlado con mayores niveles de eficiencia y rigurosidad, y la gestión ser lo más transparente y comunicativa posible, pues puede ser tomado este revés de la oposición dentro del Parlamento Regional, como la excusa perfecta para justificar una gestión deficiente.
Por ello, no puede demorar la incorporación del Pueblo Legislador dentro de las funciones de control parlamentario. Que sea la comunidad organizada la que en conjunto con los diputados socialistas, ejerzan el control al ejercicio del gobierno del ejecutivo. El Gobernador podrá intentar engañar con falsas matrices de opinión, pero se verá rápidamente desmentido por un pueblo organizado y consciente de los hechos reales.
Quisiera por cierto desmentir a un buen colega, que de forma engañosa intentó desmeritar el éxito electoral del chavismo en el parlamento, declarando que había sido producto de una triquiñuela del CNE con la configuración de las circunscripciones. Nada más falso. El Gran Polo Patriótico se alzó con la victoria en 15 municipios, donde se escogían nominalmente a 12 diputados, obteniendo 7 diputados, y la oposición 5. Por lista, la relación fue 2 a 1 a favor de la oposición.
Ganó quien obtuvo mayor cantidad de votos, y al vencer la revolución en mayor número de municipio, es absolutamente coherente que se alce con la mayor cantidad de diputados nominales. Esos cuentos de camino, no le hacen bien a la oposición, pues le crea justificaciones ficticias a sus propios errores.
Finalmente, ¿Qué hacer para terminar de recuperar Miranda? La clave la dijo Elías y esperamos que podamos cumplirla: No abandonar Miranda. Una derrota jamás debe alejarnos del objetivo, por el contrario, hay que aprender de los errores, corregir y potenciar. Vienen las elecciones municipales, debemos escoger buenos candidatos, y afinar la maquinaria. Es un excelente momento para corregir fallas y potenciar fortalezas. ¡Sigamos que sí podemos! Estamos en contacto por Twitter a través de la cuenta @farith15. Felices fiestas.

EL 10 DE ENERO DE 2013


La toma de posesión del Presidente Chávez, ha generado un interesante debate, que ha llegado incluso a dividir a la oposición. Este debate ha estado orientado por cuatro aspectos: 1. La fecha constitucional, 2. La inasistencia como causal de falta absoluta, 3. La legitimidad vs. La legalidad, 4. El deseo de salir de Chávez.

En cuanto a lo primero, la oposición ha transformado el 10 de enero en una especie de fecha de vencimiento, a partir de una lectura parcial y sesgada del artículo 231 de la Constitución Nacional. Para cualquiera que ha leído -completo- el mencionado artículo, queda muy en claro que se establece una especie de cláusula de previsibilidad. Quedó establecido que nadie está librado de un imponderable, ni siquiera quien resulte (re) electo Presidente de la República, por lo que deja en claro que sí no se puede presentar a la toma de posesión el día indicado, o sea el 10 de enero, lo puede hacer luego ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
Incluso, tan claro deja la Constitución la no dependencia de la asistencia al acto de toma de posesión con la voluntad popular, que se refiere al "Presidente o Presidenta de la República", sin la condición de haber tomado posesión al cargo.
En segundo lugar, el hecho que el Presidente no asista a la toma de posesión el 10 de enero, no es causal de falta absoluta. Se ha pretendido hacer que la opinión pública asi lo entienda, porque según el artículo 233, cuando se produzca la falta absoluta antes de tomar posesión, se procede a una nueva elección en los 30 días posteriores. Según este mismo artículo, queda establecido que serán faltas absolutas la muerte, la renuncia, la destitución por el TSJ, la incapacidad física o mental permanentemente certificada por una junta médica designada por el TSJ y aprobada por la Asamblea Nacional, el abandono del cargo y la revocatoria popular de su mandato. Yo le pregunto a usted mi estimado lector o lectora, ¿Dónde dice que la no toma de posesión el 10 de enero es causal de falta absoluta?
En cuanto a lo tercero, la voluntad popular expresada a través del voto, no puede estar supeditada a nada. Y no lo digo yo, queda en claro en nuestra Constitución. Pretender salirle al paso a la voluntad popular, es querer aplicar una salida al estilo de Honduras o Paraguay, donde a través de artilugios se burlaron de la voluntad del pueblo y se dio un golpe constitucional. En Venezuela no se va a permitir, el pueblo venezolano es garantía de que algo así no ocurra.
Finalmente, el verdadero objetivo de la oposición, es aprovechar la coyuntura para salir de Chávez. No pudieron uniéndose en 1998, con un golpe de estado y un paro petrolero en 2002, un referéndum revocatorio en 2004, dos procesos electorales en 2006 y 2012, y ahora lo intentan con un golpe constitucional. Al parecer a un sector de la oposición, tanta democracia les incomoda. De esa forma y como van, no volverán. Aprovecho para desearles un venturoso 2013, y quedamos como siempre en contacto por mi cuenta en twitter @farith15.

¿SOBREVIVIRÁ EL CHAVISMO SIN CHÁVEZ?


La presencia o ausencia del Comandante de la escena nacional, trastoca la agenda política nacional tanto de la izquierda como de la derecha. Desde hace al menos tres años, se viene planteando la siguiente tesis desde la oposición: "El chavismo sin Chávez no tiene futuro". Ésta afirmación bien vale en el contexto actual, algunas reflexiones.
Lo primero que debo precisar es que el chavismo lo comprendo como un proyecto nacional hegemónico de largo aliento, soportados sobre los valores de soberanía nacional, inclusión social, democracia participativa y protagónica, socialización de los medios de producción, e integración latinoamericana. De otra forma, sería circunscribirlo a un estilo de liderazgo y configuración institucional que puede confundir los medios con los fines.
En segundo lugar, hay que precisar de quién depende el chavismo, pues de ello se deriva la construcción de posibles escenarios de su trascendencia más allá de las individualidades o colectivos. Sin ánimos de recurrir a argumentos románticos, el chavismo trascendió al propio Líder, trascendió al Comandante Chávez. Ese proyecto nacional ya no le pertenece a un partido, a un grupo de líderes o a un líder.
El chavismo es un bien colectivo del pueblo venezolano, que ha demostrado defender a toda costa su continuidad y profundización. Recordemos lo ocurrido en abril de 2002, cuando el pueblo salió a la calle a defender la Constitución y a rescatar al líder del chavismo, a Hugo Chávez. Incluso, en cada elección nacional, ha salido a ratificar al Líder con apoyos electorales históricos, y sin reparo en afrontar los riesgos de apostar por escenarios de alta incertidumbre. Esa frase de "Chávez ya no soy yo, Chávez somos todos", resume lo que venimos argumentando.
En tercer lugar, el 16 de diciembre se ratificó la trascendencia del chavismo, pues a pesar de la ausencia física del Comandante, de no haberle levantando la mano a los candidatos de la revolución, tal como había ocurrido en otras oportunidades, la victoria fue contundente. Era la prueba de fuego para el PSUV, que en el fragor de los imponderables, ha consolidado un liderazgo colectivo efectivo, que permitió ganar el control político en 22 de 23 entidades federales. Igualmente, fue una prueba de fuego para el posible sucesor político del Presidente, Nicolás Maduro, que en conjunto con Diosdado Cabello, Freddy Bernal, Rafael Ramírez, y Jorge Rodríguez, han logrado mantener el control político y la gobernabilidad en el país, a pesar del lamentable trance por el que está pasando el Presidente Chávez.
Frente a ello, en la otra acera, tenemos a una oposición venida a menos después de dos derrotas en donde muy poco valió el método de selección de candidatos, la recurrencia a argumentos trasnochados para confrontar al PSUV, e incluso la ascendencia regional de algunos de los candidatos, frente al deseo de las mayorías de profundizar el proyecto nacional en los estados, o sea el chavismo.
En dos de las tres gobernaciones en donde la oposición vence al candidato del Gran Polo Patriótico, se mantienen dos  ex chavista, que lograron ser electos en 2008 por los votos del PSUV, y que lograr la reelección gracias a entre otros factores, una gestión enmarcada en el proyecto nacional. El otro caso, fue un excandidato presidencial que fue derrotado por Hugo Chávez dos meses antes, que lleva dos años en campaña, con un apoyo absoluto de los medios privados nacionales e internacionales, y que logra obtener solo 4% de ventaja frente a Elías Jaua.
Finalmente, frente a estas realidades políticas, a la oposición venezolana no le quedará otra opción que abrazar el proyecto chavista para poder conectarse con las mayorías en Venezuela. Y muestra de ello, fue la estrategia engañosa de Henrique Capriles en las elecciones presidenciales, donde su principal propuesta a los sectores populares, fue mantener lo que erradamente consideró lo mejor valorado del chavismo: las misiones sociales.
En el mismo orden de ideas ubicamos el viraje de Acción Democrática y Copei de incorporarse a las discusiones del Programa de la Patria, que no es otra cosa que el Plan de Gobierno que consolidará el chavismo durante los próximos seis años. O sea, incluso la propia oposición puede convertirse en garante de la continuidad y profundización del chavismo en un mediano y largo plazo.
Quedamos en contacto por twitter a través de la cuenta @farith15. Felices navidades. 

MI ESCENARIO

Hasta hoy se desarrollará la campaña electoral regional, en cumplimiento del cronograma electoral del CNE. Una campaña corta pero intensa, donde cada organización política ha presentado a sus candidatos y candidatas para alcanzar las 23 gobernaciones y los 233 curules de los parlamentos regionales. Hagamos un recuento de como está configurado el mapa actualmente. 

De las 23 gobernaciones, la revolución gobierna en 15 entidades federales a saber: Aragua, Anzoátegui, Apure, Barinas, Bolívar, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Mérida, Portuguesa, Sucre, Trujillo, Vargas y Yaracuy. La oposición gobierna en 8: Carabobo, Miranda, Zulia, Monagas, Nueva Esparta, Lara, Táchira y Amazonas. 
En cuanto a los parlamentos regionales, tenemos que 183 curules son ocupados por chavistas y 50 por opositores, o sea que por cada 4 diputados regionales solo 1 es opositor. Esta realidad no era así, pues para el 2008, la revolución conquistó 17 gobernaciones, pero actualmente los gobernadores de Lara y Monagas salieron del closet y se declararon opositores. 
¿Que puede suceder en estas venideras elecciones? ¿Qué podrá ganar y perder chavistas y opositores? Creo en lo particular que al menos podemos asegurar algunos análisis al respecto: 
El chavismo va a seguir ganando en la mayoría de las gobernaciones, no sólo en el poder ejecutivo sino en el legislativo. 
La traición se paga caro, y al menos en uno de los dos casos, vamos a recuperar la gobernación hoy en manos de uno salido del clóset político. En el otro caso las probabilidades son menores, pero no podemos descartar un escenario de derrota opositoras en ambas entidades. 
La oposición a a perder al menos cuatro de los 8 estado en los que actualmente gobierna, y la revolución puede perder una de las 15 en las que actualmente gobierna, o sea puede quedar en un escenario probable una proporción de 18 a 5. 
La participación se proyecta en unos porcentajes entre 65 y 70 por ciento, con una abstención de entré 35 y 30%. 
A pesar que la abstención sería muy parecida a la del 2008, quienes se abstengan no van a ser los mismos. En esta oportunidad existen mayores motivaciones a los sectores D y E a votar, donde históricamente ha habido menores niveles de participación. O sea se abstendrá más clase media y alta. 
El lunes veremos que tan cercano pudo haber estado este análisis de la realidad, a través de cristal de los números oficiales.

UN NUEVO INTENTO POR CONFUNDIR

¿De qué sirve hacer declaraciones estultas precisando que Venezuela no es Cuba, que no hay una monarquía, y que el Presidente Chávez no es Rey para designar un sucesor en su “trono”? Solo para intentar generar zozobra y confusión. Han mal usado el término de sucesor para precisar lo indicado por el Presidente Chávez sobre Nicolás Maduro, pretendiendo crear una matriz sobre supuestas prácticas anticonstitucionales. 

El presidente fue claro, preciso y enfático en sus palabras: "(...) si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no solo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela". 

¿En dónde hay un vestigio de imposición de una situación ajena a la Constitución? ¿En qué lugar de las palabras del Presidente hay una designación no democrática? 

Bajo las circunstancias que atraviesa nuestro país, se requiere de un elevado valor por la democracia y sus instituciones. El presidente Chávez demostró con su valentía inquebrantable su compromiso con Venezuela, por encima incluso de su propia salud. En medio de la adversidad, Chávez hizo lo que un líder de partido y un mandatario nacional debe hacer: garantizar la cohesión interna del PSUV ante imponderables futuros; y como Presidente, informar oportunamente a los venezolanos sobre la posibilidad de algunos cambios probables en medio de la incertidumbre de su estado de salud, asegurando la continuidad y estabilidad de la gobernabilidad democrática. 

Hay que estar muy cautos frente a los embates de quienes quieren confundir y crear situaciones ajenas a nuestro marco constitucional. Y al Presidente Chávez, desearle una mejora total en este nuevo intento por sanarse. Fuerza Comandante.

HACE 14 AÑOS

Hoy se cumplen 14 años de aquel histórico 6 de diciembre de 1998, que dividió la historia política venezolana en dos: antes y después de Chávez. La victoria popular del Comandante Presidente, que era para el momento la cabeza visible de la izquierda venezolana, estuvo respaldada de 3.7 millones de votantes -la segunda votación histórica mas importante de la era democrática venezolana, superada por el mismo Chávez en 2006- que le dijeron basta a una democracia de partidos, sin espacio para el desarrollo del poder popular, donde se excluía a las grandes mayorías de la sociedad venezolana. 

Han sido 14 años de maduración de un pueblo que decidió asaltar el poder democráticamente, luego de intentos fallidos de irrupción militar, y luego de engaños de los actores de la política que aún siguen intentando frenar la avalancha revolucionaria de transformación radical de nuestra realidad. 

El presidente Chávez prometió como principal oferta electoral una nueva constitución, la cual un año después era presentada al país. En este nuevo proyecto nacional se obligaba constitucionalmente a garantizar soberanía nacional, justicia e inclusión social, democracia participativa y protagónica, y transformación del Estado. En cuanto a lo primero, hemos avanzado significativamente. En 1998 la mitad del país era pobre. Luego de la usura sistemática de la banca internacional respaldada por el FMI y el BM, apoyada por la clase política vende patria, eunuca y entreguista que gobernaba el país, Venezuela se fue a la quiebra. La salida a la crisis fue el desmontaje de estado de bienestar, causando males que aún aquejan a los venezolanos. 

En 14 años se ha reducido la pobreza a 27%, que ha pesar de seguir estando alta, ha significado la incorporación al disfrute de sus plenos derechos como ciudadanos a millones de venezolanos. Los niveles de desempleo son de un dígito, y la gente ahora come más, con mejores niveles de resiliencia, dejando atrás los vergonzosos episodios de niños alimentados con comida para animales. las misiones han incorporado al goce de las políticas de salud, vivienda, educación, cultura, recreación a nuestros sectores populares y clase media, que han mejorado su calidad de vida gracias a insertar barrio adentro a las misiones sociales. Los contrastes con gobiernos de corte neoliberal son radicales. Como un simple ejemplo, vea la situación de los damnificados por desastres naturales en Colombia con los de nuestro país. 

En cuanto a la democracia, hoy la organización popular legisla, ejecuta proyectos y paulatinamente se autogobierna. Eso ha incrementado la re politización de la sociedad, potenciado por una política comunicacional de contacto directo, extenso y permanente del presidente y el gabinete ejecutivo con el pueblo venezolano. 

En cuanto a la transformación del estado, hemos pasado a estructuras en algunos casos más eficientes, pero siguen siendo una necesidad perentoria retomar con un valor estratégico la variable institucional. Si en algo hay deudas aún, es en la superación y transformación del modelo de estado liberal burgués, en un modelo de estado popular y comunal. Cambiaron los actores, y ahora falta cambiar las institucionales para darle espacio a la participación organizada del pueblo. 

Hace falta mucho, revisar y replantear aspectos asociados a la transparencia, el combate sin cuartel a la corrupción, reducir la inseguridad y la anomia social, mayores niveles de eficiencia, el desarrollo de un sistema productivo competitivo, tolerar la crítica y la contraloría, y la transformación radical del Estado. 

Van 14 años, y tenemos toda una historia por delante. Se han cometido errores y omisiones, pero han sido más trascendentes y de mayor impacto los aciertos y atinos. Por eso 6 años más y los venideros construyendo revolución. Sigamos empuñando el lápiz con que estamos escribiendo nuestra historia, la historia que ha ganado el pueblo venezolano, la historia de los vencedores.

                                             Editorial 06 de diciembre de 2012 en "Cara o Sello" por Canal i

NO A LA INTOLERANCIA POLÍTICA

Hace unas semanas se había proyectado que el tema de la salud del presidente Chávez y el tratamiento novedoso que se aplicaría en Cuba, iba a incidir en las elecciones regionales. Algunos que sostienen esa matiz de opinión, señalaban que pudiese ser una treta del presidente Chávez para echarle una ayudadita a algunos candidatos a gobernador con supuestas bajas probabilidades de ganar, y que una repentina llegada a tales estados incidiría en los resultados posteriores del 16 de diciembre. 

Durante los meses de agosto de 2011 y posteriormente a los meses de marzo de 2012, se hacían públicas opiniones de diversos líderes opositores sobre un supuesto engaño del presidente Chávez con respecto a su enfermedad, mientras otros anunciaban su irreversible muerte en corto tiempo. hay quienes incluso, en el más vil y grosero acto de irresponsabilidad, comentaron que cómo era posible que alguien con cáncer no se le hubiera caído el cabello de forma inmediata, o que cómo era posible que teniendo cáncer el presidente estuviera en pie, al frente de sus funciones como presidente. 

Ahora resulta, que en uno de los programas donde se hacían este tipo de actos de barbarie inclemente, su conductor anunció que padece de una enfermedad similar desde hace meses, y que a pesar de ello, contando que ha sido sometido a quimioterapia y radioterapia, ni se le ha caído el cabello, ni mucho menos ha dejado de hacer sus actividades rutinarias, que comprende asumir un rol de alto estrés y dinamismo como lo es el rol de comunicador social. 

Este comentario lo hago como un llamado a la reflexión. N es justo para la sociedad venezolana, ni para las familias que tienen miembros con enfermedades similares, seguir haciéndose eco de tales atrocidades. No debemos colocar por encima de la comprensión del dolor familiar, y el padecimiento personal de una enfermedad como lo es el cáncer, una enfermedad mayor que corroe el espíritu de muchos venezolanos: la intolerancia política. No me refiero de la intolerancia de ciertos y determinados colores políticos, sino a la intolerancia política. 

Hago votos por la pronta invensión de medicamentos y tratamientos para la cura absoluta del cáncer. Al mismo tiempo, les hago un llamado a ustedes, queridos amigos, a que no comprendamos las diferencias políticas como una diferencia humana. No reproduzcamos los falsos proverbios y prácticas que nos han divididos. Asumamos las diferencias, y confrontemos las ideas, pero no olvidemos jamás que a pesar de ellas seguimos todos siendo venezolanos.

Editorial 04 de diciembre de 2012 en "Cara o Sello" por Canal i

DESPUÉS DEL 27-N


Eran las 11 de la mañana del 28 de noviembre de 1992, un día después del golpe cívico-militar. Mi mamá había salido en medio del toque de queda a comprar algo de comida, pues se acercaba el fin de mes y ya no había muchas cosas en la alacena y en la nevera. A salir del baño, luego de la ducha matutina algo atrasada pues donde estudiaba, en el IUT de los Altos Mirandinos habían suspendido las clases, escucho que alguien toca el timbre del apartamento donde vivíamos en los Teques de forma insistente. ¿Será mi mamá que se devolvió o mi hermano que llegaba a casa luego de jugar donde el vecino?
Al preguntar quién es, me responden "Farith te esta buscando la Disip". Era la voz de Christian, mi extrañado amigo. Azorado, en pantaloneta y franela, descalzo, subí al apartamento de la señora Chela, dos pisos mas arriba. Al llegar me asomé por la ventana y al subir la mirada vi un franco tirador que se apostaba en la azotea del edificio Aldebarán, ubicado en la Estrella, frente al dispensario. Al ver hacia abajo, en el estacionamiento se bajaban cinco funcionarios con los rostros tapados con pasamontañas, empuñando armas de guerra que entraban hacia la torre A. Me estaban buscando.
Hacía tres días que había sido detenido por un lapso de ocho horas por la Disip, por el delito de estar vinculado a protestas estudiantiles acusado de subvertir el orden nacional, a pesar de solo tener 16 años, cuatro meses y diez días de edad. Por ser menor de edad, sólo fue un amedrentamiento y reseña, que les sirvió para ir tres días después a mi casa a buscarme.
Justo cuando me asomo por segunda vez, veo que mi mamá va entrando al edificio, con las manos llenas de bolsas. Se iba a encontrar con la Disip allanado por segunda vez nuestro hogar. Entré en desespero y salí a entregarme, pues no iba a permitir que le hicieran daño a mi familia. En el momento que me disponía a salir la señora Chela me lo impidió, pues temía que pudiera correr con la misma suerte que habían corrido los más de 30 jóvenes que habían sido asesinados por los cuerpos policiales por ejercer el derecho a la protesta. Por ser alguien a quien respeto y quiero, hice caso. A cambio, se ofreció a bajar para hacer frente a la situación. Pero fue inevitable escuchar los gritos de mi mamá retumbando en las escaleras del edificio verde, ese que abriga tantos recuerdos de infancia y adolescencia.
Decidí salir, tomé el ascensor y me fui a entregar. El ascensor no llegaba, pues había sido tomado por parte de los funcionarios encapuchados en planta baja. Sin embargo, pasado 10 minutos llegó, bajé y al salir dos patrullas se detuvieron una adelante y otra atrás de mi. El copiloto de la patrulla que estaba adelante baja el vidrio, y me dice "¿carajito cual es la salida?" A lo que respondí que tenían que dar la vuelta y salir por la entrada lateral, pues la otra estaba cerrada. No conocían mi rostro, o no me identificaron.
Inmediatamente subí a mi casa. Mamá me recibió con una bofetada que me sacudió el miedo, e inmediatamente vi alrededor: muebles destrozados, gabinetes en el piso, bibliotecas tumbadas, todo había sido destruido, pues estaban buscando armas de guerra y material subversivo. En mi cuarto habían volteado mi cama, sacado todo del clóset y vaciado mi biblioteca. Se llevaron lo más subversivo que encontraron: dos afiches de Alí Primera, el Manifiesto Comunista y ¿Qué hacer? de Lenin.
En una esquina de mi cuarto, mi hermano de sólo 13 años lloraba de forma nerviosa, pues fue el único de mi familia que estaba cuando la Disip allanó mi casa. Le apuntaron, le introdujeron el cañón de una pistola en la boca, y lo mantuvieron bajo amenaza de muerte durante toda la violación a mi hogar, mi casa, mi espacio familiar.
Yo solo tenía 16 años, cuatro meses y diez días de edad. Perdí mi carrera, pues tempranamente entré a estudiar procesos químicos en el IUT y tuve que suspender los estudios, pues mis padres me sacaron del país gracias a algunos amigos que manejaban los caminos verdes de la frontera, pues la cifra de jóvenes y estudiantes asesinados iba en aumento. Mi familia fue sometida a llamadas intimidatorias, persecuciones, amenazas, en busca de este subversivo estudiante de los noventa que hoy les escribe.
Dos años después, luego de cumplir 18 años de edad, volvieron a mi casa, sin razón, alegando que “actualizaban” expedientes. Me sacaron esposado, por lo que mi madre al verme se desmayó y cayó al piso. Al tratar de ayudarla fui detenido con dos culetazos que uno de los funcionarios de la Disip me dio en la espalda. Mientras me recuperaba de los golpes, vi y escuché como mi madre entre llanto se iba recuperando del shock emocional de ver como me trataban como un delincuente. Mi papá para disimular un poco la pena, me colocó un saco en la espalda que tapara mis manos esposadas. Aún recuerdo los gritos de los vecinos repudiando mi detención, mientras los Disip me exhibían como un premio de caza aquel lunes 9 de octubre de 1995 a las seis de la mañana.
En esa oportunidad estuve preso por 16 días, y querían recluirme en la cárcel de la Planta. Los cargos fueron desestabilización del orden nacional y atentar contra la paz social. Estudiaba el quinto semestre de la carrera de Ciencias Políticas y Administrativas en la Universidad Central de Venezuela. Afortunadamente fui asistido legal y políticamente por el Director de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos y el Director Académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la U.C.V., quienes lograron mi liberación.
Nuevamente se llevaron el material subversivo encontrado en mi casa: El Manifiesto Comunista y  los tres tomos de El Capital de Karl Marx, la Plusvalía Ideológica de Ludovico Silva, y unos tres afiches del Ché Guevara pegados en las paredes de mi cuarto. Vivíamos otros tiempos, y la Era estaba pariendo un corazón. No he cambiando, sigo describiéndome como ese Necio de la canción de Silvio Rodríguez, vertical con mis principios y valores, siempre viendo la realidad desde el mismo ángulo.